“La naturaleza del hombre es relación con el infinito”

Rímini (Italia) (AICA): Comenzó ayer, domingo 19 de agosto, el XXXIII encuentro anual de la fundación Comunión y Liberación que se celebra en Rímini, Italia. El Mitin por la Amistad entre los Pueblos –que se extenderá hasta el próximo sábado 25 de agosto-, se celebra este año bajo el tema “La naturaleza del hombre es relación con el infinito”, en abierta alusión con la celebración del “Año de la Fe” que se iniciará en octubre. El tradicional encuentro fue inaugurado con la misa celebrada por el obispo de Rímini, monseñor Francesco Lambiasi, quien leyó el mensaje que envió el Santo Padre para la ocasión. “Reconocer estar hecho para lo infinito significa recorrer un camino de purificación de aquello que hemos llamado ‘falsos infinitos’, un camino de conversión del corazón y de la mente”, escribió el Papa en su mensaje
Comenzó ayer, domingo 19 de agosto, el XXXIII encuentro anual de la Fundación Comunión y Liberación que se celebra en Rímini, Italia. El Mitin por la Amistad entre los Pueblos –que se extenderá hasta el próximo sábado 25 de agosto-, se celebra este año bajo el tema “La naturaleza del hombre es relación con el infinito”, en abierta alusión al “Año de la Fe” que se iniciará en octubre.

El tradicional encuentro fue inaugurado con una misa celebrada por el obispo de Rímini, monseñor Francesco Lambiasi, quien leyó el mensaje que envió el Santo Padre para la ocasión

“Hablar del hombre y de su anhelo al infinito, dice el Papa en su Mensaje, significa antes que nada reconocer su relación constitutiva con el Creador. El hombre es una criatura de Dios. Hoy esta palabra –creatura- parece casi pasada de moda: se prefiere pensar en el hombre como en un ser realizado en sí mismo y artífice absoluto del propio destino”.

Añade el Santo Padre que la consideración del hombre como creatura resulta “incómoda” porque implica “una referencia esencial a algo diferente o mejor, a Alguien más –no gestionable por el hombre- que entra a definir en modo esencial su identidad; una identidad relacional, cuyo primer dato es la dependencia originaria y ontológica de Aquel que nos ha querido y nos ha creado”.

Sin embargo esta dependencia, de la cual el hombre moderno y contemporáneo trata de liberarse, no solo no esconde o disminuye, sino que revela en modo luminoso la grandeza y la dignidad suprema del hombre, llamado a la vida para entrar en relación con la Vida misma, con Dios.

Reconocer ser hecho para lo infinito significa recorrer un camino de purificación de aquello que hemos llamado “falsos infinitos”, explica el Pontífice, un camino de conversión del corazón y de la mente. “Es necesario erradicar todas las falsas promesas de infinito que seducen al hombre y lo hacen esclavo. Para encontrarse verdaderamente a sí mismo y la propia identidad, para vivir a la altura del propio ser, el hombre debe volver a reconocerse creatura, dependiente de Dios. Al reconocimiento de esta dependencia –que en lo profundo es el gozoso descubrimiento de ser hijos de Dios – está ligada la posibilidad de una vida verdaderamente libre y plena”, expresó en Papa en su Mensaje.

“Descubrimos así, concluyó el Santo Padre- la dimensión más verdadera de la existencia humana. Cada cosa, cada relación, cada alegría, como también cada dificultad, encuentra su razón última en el ser ocasión de relación con el Infinito. El Señor, llama a todos a reconocer la esencia de la propia naturaleza de seres humanos: hechos para el infinito. Y Dios quiere nuestra felicidad, nuestra plena realización humana”.+

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *