La mujer africana, imprescindible para el desarrollo del continente

Sin embargo, las mujeres son despreciadas sólo por el hecho de serlo.

Las mujeres africanas son los puntales del desarrollo.
En algunas zonas de África, las mujeres son despreciadas «sólo por el hecho de ser mujeres». Sin embargo, a pesar de todo, en los últimos años han conseguido avances importantes. «Cada vez hay más universitarias», recuerda el director de SOS África. En 2004, Wangari Mathai se convirtió en la primera mujer africana galardonada con el Premio Nobel de la Paz «por sus contribuciones al desarrollo sostenible, a la democracia y a la paz». Ella es un ejemplo, pero no el único. «Las mujeres son las columnas que están sosteniendo a las familias en África», insiste Emaga Eyui.

Maendeleo ya Wanawake es una organización femenina con casi 60 años de experiencia en este terreno. Fundada en 1952, contribuye a mejorar la situación económica y social de las mujeres en Kenya. Sus programas incluyen formación en la toma de decisiones, higiene personal y prevención del VIH/Sida. Precisamente, según el informe «Salud y desarrollo», de Medicusmundi, «el VIH/Sida mina en su base el desarrollo económico y social de los países a los que afecta». Países que coinciden con las zonas más pobres del planeta y que, en buena parte, se concentran en África Subsahariana.

Maternidad sin riesgo
Al hacer balance de los avances conseguidos en el continente en los últimos años, el director de Medicusmundi, Félix Fuentenebro, reconoce que «no han sido muchos», aunque se han producido mejoras. A su juicio, la situación de la mujer «sigue siendo el gran reto» y, sobre todo, el acceso a la sanidad, aunque destaca los logros de algunos proyectos como la «Iniciativa por una Maternidad Sin Riesgo». Respaldado por la mayoría de los países en desarrollo, este plan ha permitido desde 1987 impulsar programas para disminuir la mortalidad y morbilidad maternas, y ha dado pie a la puesta en marcha de otras iniciativas.

En este contexto, en enero de 2004 se creó la Sociedad para la Maternidad sin riesgo y la Salud de los recién nacidos (Partnership for Safe Motherhood and Newborn Health), cuyos objetivos son mejorar la salud materna y neonatal e involucrar en este fin a un mayor espectro de organizaciones. En definitiva, «responder con mayor eficacia al desafío impuesto por las metas de los Objetivos de Desarrollo del Milenio», explica Fuentenebro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *