LA LEYENDA NEGRA DE FELIPE II

La leyenda negra de Felipe II
Las guerras que mantuvo Felipe II en toda Europa y su apoyo a la Contrarreforma católica lo hicieron objeto de una propaganda hostil que ha ensombrecido su imagen ante la historia.

Los muchos enemigos de la monarquía española acusaron a Felipe II de una insaciable sed de dominio, de intolerancia religiosa e incluso de crímenes como la muerte de su hijo y su esposa. Historiadores, dramaturgos y poetas de fuera de España presentaban a Felipe II como un monarca tiránico y siniestro, culpable de los más terribles crímenes, tanto en su vida privada como en la pública. En lugares como los Países Bajos y Bélgica, su figura estaba ligada a episodios tristemente célebres, como el saqueo de Amberes, protagonizado por los temibles combatientes de los tercios hispánicos en 1576. Allí la «furia española» (por cierto, de aquí deriva precisamente la expresión, y no de ninguna connotación deportiva de nuestro tiempo) había alcanzado su máxima expresión de barbarie: violaciones, saqueos, cuchilladas, bebés lanzados desde las ventanas y atravesados por las largas y enhiestas picas españolas… De hecho, no era sólo Felipe II el acusado, sino los españoles en general, a los que se achacaba en buena parte de Europa una aureola de prepotencia y crueldad. Todo ello formaba parte de lo que se ha denominado «leyenda negra» sobre España, una serie de escritos y representaciones culturales de diverso tipo que presentan bajo una luz desfavorable la historia española. Muchos de los elementos de esta leyenda negra están claramente infundados o tergiversados, pero han tenido enorme éxito gracias a la obra de historiadores, autores teatrales, libretos de ópera e incluso el cine. El origen de estas críticas se relaciona con la hegemonía política que ejerció España en Europa desde la llegada al poder de Carlos V, en 1517. Felipe II fue objeto de terribles acusaciones sobre su política, pero también sobre su vida personal, acusaciones que han resultado tener gran eficacia. Podría decirse que el Rey Prudente perdió la batalla de la imagen, en su época y muchos siglos más allá. Ello fue así, en parte, porque tuvo la mala suerte de enfrentarse con enemigos de la talla que hoy sonconsiderados en sus respectivos países como auténticos héroes nacionales. Tal fue el caso de Guillermo de Orange, líder de la guerra de independencia de los Países Bajos contra el dominio español; de Isabel de Inglaterra, que galvanizó la resistencia de Inglaterra contra la Gran Armada española en 1588; o de don Antonio de Portugal, pretendiente al trono luso cuando Felipe II lo ocupó en 1580. También se debió a que en muchas de las empresas acometidas por el monarca la suerte le fue esquiva, lo que no ayudaba demasiado a contrarrestar algunas limitaciones de su carácter personal; como, por ejemplo, el no conceder la suficiente importancia al hecho de que el gobernante no sólo debe ser bueno, sino también parecerlo. En 1581, ante el enconamiento de la guerra de Flandes, Felipe II promulgó un edicto en el que ponía precio a la cabeza de Guillermo de Orange. En respuesta, el líder holandés publicó ese mismo año lo que se considera la primera gran muestra de la leyenda negra en el reinado de Felipe II: su famosa Apología. En este escrito, Orange atacaba los duros métodos del duque de Alba como gobernador y presentaba a los soldados españoles como crueles y bárbaros. No escatimaba los insultos a los españoles como tales: «todo el mundo cree que la mayor parte de los españoles, y principalmente los que se dicen nobles, son de sangre de marranos, y de judíos […] que han hecho buenos negocios con la vida de nuestro Salvador». En cuanto al rey, lo acusaba de adulterio (por su relación con Isabel Osorio), de incesto (por haberse casado con su sobrina Ana de Austria) y de ser el asesino de su propio hijo don Carlos y su mujer, Isabel de Valois. Estas dos últimas acusaciones, las más graves, eran totalmente infundadas pero a partir del panfleto de Orange tuvieron amplia difusión por Europa. Todos los rivales y enemigos de Felipe se valieron de ellas, como el prior don Antonio de Portugal, en la edición de su propia Apología, de 1582. Aunque hoy nadie sostienecon seriedad las tremendas acusaciones de la leyenda negra, el hecho de que esta visión negativa de la historia de España, y de Felipe II en particular, trascendiera durante tanto tiempo y en tantos escenarios, tiene que ver con que esta leyenda tenía algún fondo de verdad. Sin embargo, la avalancha de biografías publicadas en los últimos años nos muestra a un personaje más auténtico y desprovisto de esos clichés tantas veces repetidos en el pasado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *