La Ley Universal

Toda existencia está gobernada por leyes invariables. Estas operan universalmente y se aplican al hombre y a la naturaleza, tanto visible cono invisible.

El conocer que sustentando todo movimiento en el universo existe una ley de Armonía y justa compensación, nos permite vislumbrar que, si todo efecto es producido por una causa precisa, nada de cuanto nos sucede puede ser azaroso o injusto.

La profunda comprensión de esta ley da paso a una visión distinta de la vida, donde se deja de deslindar responsabilidades y sentirse atacado injustamente por el medio, y se comprende que toda experiencia es potencialmente una posibilidad de progreso en amor y sabiduría.

Descubrimos que realmente el desarrollo espiritual depende de nuestras propias decisiones y actitudes frente cada hecho de la vida, y que recibiremos exactamente lo que merecemos sin necesidad de reclamar nada, pero también sin la posibilidad que alguien pueda regalarnos algo que no hayamos ganado por nosotros mismos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *