La importancia de la Oración en el Islam

Mezquita

Del

Centro Cultural Islámico

«Custodio de las Dos Sagradas Mezquitas, Rey Fahd»

Buenos Aires – Argentina

Viernes 30 de Rabi Al Thani de 1433 / 23 de Marzo de 2012

Traducción de la Jutba Pronunciada

por el

Sheij Muhammad Alruwaili

x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x

La importancia de la Oración en el Islam

Alabado sea Dios, Quien nos guió agraciándonos con la fe y no hubiéramos podido encaminarnos de no haber sido por Él. Atestiguo que no hay otra divinidad excepto Dios, Único, sin asociados. Atestiguo que Muhammad es Su siervo y Mensajero. ¡Dios! Bendice a Muhammad, su familia, sus compañeros y todos los que sigan su guía hasta el Día del Juicio Final.

Primera Jutba

¡Hermanos! El Islam otorgó a la Oración un grado de importancia muy elevado, pues es el pilar más importante del Islam después de los dos testimonios de fe.

‘Abdullah Ibn ‘Umar relató que el Mensajero de Dios dijo: “El Islam se levanta sobre cinco pilares: el testimonio de que no hay más divinidad que Dios y que Muhammad es Su siervo y Mensajero, la práctica de la Oración, el pago del Impuesto Religioso prescripto, el peregrinaje a la Casa Sagrada y el ayuno del mes de Ramadán”.

La Oración es lo primero por lo que se le preguntará al siervo el Día del Juicio. Abu Hurairah relató que el Profeta dijo: “Por lo primero que se le pedirá cuentas al hombre en el Día de la Resurrección será por su Oración. Si cumplió con ella todas sus demás obras serán aceptadas, pero si lo descuidó sus buenas acciones habrán sido en vano”.

La Oración es lo que diferencia al musulmán del incrédulo. Dios dice: “Pero si se arrepienten de su idolatría y aceptan la fe, cumplen con la oración prescrita y pagan el Impuesto Religioso establecido, entonces perdónalos y sepan que ahora son sus hermanos en la religión…” (Sagrado Corán 9:11) Y Yabir dijo: Oí al Profeta decir: “Ciertamente entre el hombre y el pío y el impío está el abandono de la Oración.”

La Oración previene de incurrir en el pecado. Dios dice: “Recita lo que se te ha revelado en el Corán y haz la oración, que ciertamente la oración preserva de cometer actos inmorales y reprobables…” (Sagrado Corán 29:45)

La última exhortación que el Profeta hizo cuando se encontraba en estado de agonía fue: “¡Cumplan con la Oración! ¡Cumplan con la Oración!”

La Oración es un medio de expiación de los pecados. Dios dice: “Observa las oraciones prescritas durante del día y durante la noche, pues las buenas obras borran las malas. Ciertamente esto es una exhortación para quienes reflexionan.” (Sagrado Corán 11:114) Y Abu Hurairah relató que oyó al Mensajero de Dios decir: “Imagínense que si un río pasara frente a la puerta de sus casas y se lavaran en él todos los días cinco veces. ¿Acaso les quedaría alguna inmundicia?” Respondieron (los Sahaba): ¡Claro que no! Y el Profeta dijo: “Pues así es cómo Dios borra las faltas con los cinco rezos diarios.”

La Oración es luz para el siervo creyente y piadoso. Abu Mâlik Al Ash‘ari narró que el Mensajero de Dios dijo: “La purificación es la mitad de la fe. Decir ¡Alabado sea Dios! colma la balanza divina que Dios pondrá en el Día del Juicio para pesar las obras. Decir ¡Glorificado y alabado sea Dios! llena el espacio que hay entre el cielo y la Tierra.

La oración es luz, la caridad es una prueba, la paciencia es luminosidad y el Corán es una evidencia a favor o en contra de ustedes. Todas las personas amanecen vendiendo su alma, liberándose o condenándose”.

Quien cumple con la Oración establecida, el Impuesto Religioso prescripto y el ayuno en el mes de Ramadán, alcanza el rango de los siervos virtuosos y los mártires.

Abu Hurairah relató: Dos hombres de la tribu de Quda‘ah abrazaron el Islam en época del Mensajero de Dios; uno de ellos murió en una batalla y el otro falleció al año siguiente. Un día, Talhah Ibn ‘Ubaidillah soñó con el Paraíso y vio que el segundo de estos hombres era introducido al mismo antes que el mártir, entonces sorprendido por lo que había visto le preguntó al Mensajero de Dios, quien luego de oír el sueño le dijo: “Por cierto que ayunó el mes de Ramadán luego de que el primero muriera y además rezó seis mil ciclos en oraciones voluntarias”.

Es una obligación cumplir con cada uno de los cinco rezos diarios en su horario establecido. Dios dice: “La oración ha sido prescrita a los creyentes para realizarla en horarios determinados.” (Sagrado Corán 4:103)

Realizar la Oración en su horario es la obra que más complace a Dios. ‘Abdullah Ibn Mas‘ûd relató: Le pregunté al Mensajero de Dios: ¿Cuál es la obra más querida por Dios? Respondió: “La oración en su tiempo”. Pregunté: ¿Luego cuál? Y respondió: “El buen trato con los padres”. Finalmente pregunté: ¿Luego cuál? Y respondió: “La lucha por la causa de Dios”.

La Oración debe ser realizada en las mezquitas. Dios dice: “Dios permitió que fuesen erigidas y honradas las mezquitas para que se invoque Su nombre y, en ellas, Le glorifiquen por la mañana y por la tarde, hombres a los que ni los negocios ni las ventas les distraen del recuerdo de Dios, la práctica de la oración prescrita y el pago del Impuesto Religioso, pues temen el día en que los corazones y las miradas se estremezcan en el Día del Juicio.” (Sagrado Corán 24:36-37).

“Sólo deben frecuentar las mezquitas de Dios aquellos que creen en Él, en el Día del Juicio, practican la oración prescrita, pagan el Impuesto Religioso y no temen sino a Dios. Ciertamente éstos son quienes verdaderamente siguen la guía.” (Sagrado Corán 9:18)

Y Abu Hurairah relató que oyó al Mensajero de Dios decir: “No hay oración más pesada para los hipócritas que la oración del Alba y la de la Noche; y si supieran lo que hay en ellas asistirían aunque sea gateando. He pensado ordenar a un hombre que comience la oración y la dirija, para luego ir con algunas personas con atados de leña a las casas de quienes no han asistido a la oración en comunidad y quemárselas con fuego”. Los sabios dijeron: El Profeta pensó en ello debido a la gravedad de la falta cometida por quienes no asisten a la oración en comunidad.

En el Hadiz conocido sobre los siete a los que Dios protegerá con Su sombra el Día que no exista más sombra que la suya, se menciona al joven cuyo corazón está ligado a las mezquitas. Las mezquitas son las casas de Dios y todo aquel que ingrese en ellas es un huésped para su Señor. No hay mayor felicidad para un siervo piadoso que ser huésped de Dios y permanecer bajo Su protección. Abu Hurairah relató que oyó al Mensajero de Dios decir: “La mezquita es la casa de todo piadoso y Dios bendice a quien hace, de la mezquita, su casa con Su misericordia y lo recompensa guiándolo por el camino que lo conducirá a alcanzar la complacencia divina con la cual ingresará al Paraíso”.

¡Hermanos! Las gracias que Dios concede a Sus huéspedes son en esta vida el sosiego, la tranquilidad y la felicidad y, en la otra, la morada eterna en el Paraíso.

Que Dios nos bendiga con el Grandioso Corán y nos guíe para que Le temamos como Se merece. Y pido a Dios que perdone nuestros pecados, pues Él es Absolvedor, Misericordioso.

Segunda Jutba

Alabado sea Dios, Quien fortalece y eleva a los creyentes. Atestiguo que no hay otra divinidad salvo Dios, Único sin asociados, y atestiguo que Muhammad es Su siervo y Mensajero, que la paz y las bendiciones sean con él, con su familia y compañeros.

¡Siervos de Dios! Afírmense en el Islam aferrándose al asidero más firme y sepan que Dios está con la comunidad y quien se aparte de ella será castigado el Día del Juicio.

¡Dios! Te ruego indulgencia y bienestar en esta vida y en la otra. ¡Dios! Te ruego indulgencia y bienestar en mis asuntos religiosos y mundanos, mi familia y mis bienes. ¡Dios! Cubre mis debilidades y sosiega mis miedos. ¡Dios! Protégeme por delante, por detrás, por mi derecha, por mi izquierda y por encima de mí. Me refugio en Tu grandeza de ser engullido por la tierra.

Dios dice: “Dios ordena ser equitativo, benevolente y ayudar a los parientes cercanos y prohíbe la obscenidad, lo censurable y la opresión. Así los exhorta para que reflexionen.” (Sagrado Corán 16:90)

Invoquen a Dios el Grandioso que Él los recordará siempre y agradézcanle por Sus gracias que se las incrementará.

Sepan que Él está bien informado de lo que hacen, témanle pues y pidan bendiciones por el Profeta Muhammad

x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *