La Homeopatía

  La Homeopatía nace de la mano del médico alemán Samuel Hahnemann en 1796, como respuesta a la profunda frustración que un profesional sensible y humanista sufría ante la medicina antivitalista y brutal de su tiempo que, aún más que hoy, tomaba al ser humano como un conglomerado anárquico de partes, despojadas de su esencia, y cuya terapéutica era terriblemente agresiva y muchas veces irracional.

La Homeopatía (de «homeos»: Semejante y «Pathos»: Enfermedad) es una ciencia y un arte basados en una serie de Leyes Naturales para la curación. Fue descubierta, no inventada, por HAHNEMANN. La hubo enunciado primeramente HIPÓCRATES (s V a.C.), padre de la medicina, así como luego PARECELSO (s. XVI) y otros. No obstante es a HAHNEMANN a quien se debe su formulación y estructuración adecuadas. A diferencia de la alopatía (de «Ayos»: diferente y «Pahtos»: Enfermedad) o medicina oficial, la HOMEOPATÍA se basa en la LEY DE SIMILITUD ó LEY DE SEMEJANZA que, al revés de la alopatía o medicina de los contrarios, establece que lo «semejante puede ser curado por lo semejante» («SIMILIA SIMILIBUS CURANTUR»). O sea: los síntomas que experimentalmente fueron producidos en personas sanas por sustancias del reino mineral, vegetal o del animal, serán los que sirvan para poder seleccionar el medicamento con síntomas lo más parecidos o semejantes a aquellos que presenta el enfermo. Esta conclusión por analogía, permite afirmar que los medicamentos homeopáticos curan en el enfermo aquello que produjeron en el sano.

La LEY DE SIMILITUD es la tercera ley natural; siendo la segunda la «NATURA MORBORUM MEDICATRIX», o sea, la naturaleza es el médico de las enfermedades. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *