La guerra de los navegadores se libra ahora en los gadgets

Los navegadores de internet se han convertido en un negocio crucial para compañías tecnológicas como Google y Microsoft. Eso se debe a que ahora son el punto de entrada no sólo a la Red sino a todo lo que está almacenado en línea, como las aplicaciones web y fotos.

Y al tiempo que la nube se vuelve más integral, tanto para los negocios como para las personas, las compañías de navegadores libran una nueva batalla por ganarse nuestra lealtad que afectará la manera en que utilizamos la internet.

Se trata de un eco de las llamadas guerras de los navegadores de los 90, cuando el Internet Explorer y el Netscape Navigator lucharon por el dominio en la computadora personal.

Esta vez, sin embargo, la batalla se perfila a enfocarse en qué compañía controlará el mundo de los dispositivos móviles –con navegadores en smartphones y tablets.

Los negocios arraigados están en juego. Las apps de negocios de Google basadas en navegadores, por ejemplo, amenazan al software de escritorio de Microsoft, y las apps de Red de dispositivos móviles amenazan a la App Store de Apple.

Los navegadores brindan a las compañías de internet más control sobre la manera en que la gente utiliza sus productos, y datos sobre cómo la gente utiliza la Red.

Una navegación más rápida conduce a una mayor actividad en línea, lo que a su vez resulta en mayores ingresos para las compañías de Internet.

El navegador Chrome de Google, por ejemplo, hace búsquedas en Google de manera más rápida y sencilla porque los usuarios pueden teclear búsquedas directamente en la barra de direcciones.

En la mayor alteración en el mercado en 15 años, Chrome superó al Internet Explorer como el navegador más popular del mundo, la primavera pasada.

Al ir en pos de ganancias, las compañías de navegadores rediseñan sus productos para seguir a los consumidores a los dispositivos móviles, redes sociales y aplicaciones basadas en la nube.

Por ejemplo, los nuevos navegadores para dispositivos móviles permiten que la gente se desplace entre pestañas con los dedos, cambie el tamaño o haga zoom automáticamente en las páginas para que se adapten a la pantalla del teléfono o cargue páginas más rápido que los browsers móviles más antiguos.

Algunos de ellos también se sincronizan con otros dispositivos, de manera que cosas como los sitios más visitados, las contraseñas y los números de tarjetas de crédito estén disponibles en todos lados.

Algunos tecnólogos dicen que los navegadores móviles mejorarán cuando HTML5, el nuevo conjunto de herramientas para diseñar sitios de Internet que lleva años en desarrollo, se convierta en algo generalizado.

Esto se debe a que sus tecnologías permiten que los sitios de Internet sean tan funcionales y visualmente ricos como lo son las apps hoy en día, con funciones como video avanzado o la capacidad de leer una página de Internet sin estar conectado a la Red.

Las compañías de navegadores dicen que su meta es hacer su trabajo tan bien que la gente se olvide del navegador. «A la gente no le interesan mucho los navegadores», dijo Ryan Gavin, gerente general para Internet Explorer. «Sólo le importa lo que está en la Red».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *