LA FALSEDAD ESTÁ PERSIGUIENDO A LA VERDAD

Yo me regocijaré en Tu Amor
por siempre, mi Jesús.
A ninguna hora del día dejaré
de proclamar Tu Amor y Tu Fidelidad,
porque el Amor está hecho para durar por siempre,
firmemente arraigado en los Cielos y en la tierra.
¡Vendrá un tiempo cuando nadie podrá negar este amor!

Hija Mía, apóyate en Mí y déjame saborear el amor que tienes por Mí.  ¡Ah, hija! todo lo que pido de ti es amor. Reconoce Mi Amor. Que tus plegarias sean como el incienso, que tu corazón se transforme en un incensario, complaciéndome, apaciguando Mi Justicia y Mis Heridas que recibo de Mis mejores amigos. Siente el amor que tengo por todos ustedes. Cree con una fe de niño, nunca trates de racionalizar, porque, al hacerlo, sólo estarás removiendo el Velo de Infancia que cubre tus ojos.

Mis Misterios deben ser respetados como Misterios, y Mi Presencia, como te la he dado, también es un Misterio.  Mi deseo es que tú Me des cada gota de amor que tienes en tu corazón, y Yo, en cambio, continuaré llenando tu corazón del Mío.  Lleva Mi Cruz por un rato, ahora, y permíteme descansar.

Yo quiero que Mis hijos sepan que cuando mortifican sus sentidos y su cuerpo, todo ello es utilizado por Mí en Obras Celestiales. Yo uso sus sacrificios para liberar almas del Purgatorio, enciendo corazones en la tierra para su conversión, purifico su alma, todo lo que ustedes Me ofrecen es usado para hacer reparaciones. Apacigua Mi Justicia para no inflamarse y golpearlos. Esto Me ablanda, Me enternece… Mi Misericordia es Grande. 

Sentí la rabia del demonio, atacándome.

No temas. Yo, el Señor, estoy contigo. No te dejo sola ni un segundo. Es normal que el demonio esté rabiando, si supieras cómo odia a aquellos que Yo amo de una manera especial. Comprende, entonces, Mi niña, por qué te ataca; pero Yo te estoy protegiendo bajo Mi Manto. Nunca le permitiré tocarte, y por esto, él penetra más maliciosamente dentro de las almas que lo escuchan, colocando a estas víctimas en tu camino para acosarte y perseguirte 1 para reducirte al silencio total. Satanás, usando a estas personas como su arma, está decidido a silenciarte, porque tú eres como una trompeta sobre los techos de todas las casas, pregonando La Verdad que te ha sido dada con toda Mi Autoridad.

Hija Mía, continúa clamando, continúa gritando con toda la fuerza de tu voz: sé Mi Eco, porque tu voz es Mi Voz. Tú procedes de Mi Boca, así que continúa clamando, ¡grita a las Naciones La Verdad! No tienes que temer.  Mis perseguidores serán dispersados, porque, en realidad, son Mis perseguidores y no los tuyos. La Falsedad está persiguiendo a La Verdad, la Oscuridad a la Luz, pero al final Yo, el Señor, prevaleceré

Permanece junto a Mí, pequeña. Conságrate a Mí, permíteme respirar siempre en ti, sé el lugar de reposo de Mi Cabeza. Ten Mi Paz, aumenta tu fe, esto Me complace.  Ven. ¿Nosotros? 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *