La dirección de la Sociedad Antroposófica y el Ser Antroposofía

La revista retoma su andadura después de un tiempo de recomposición interna que no en vano se halla en íntima relación con la situación de crisis generalizada que a todos nos afecta en esta coyuntura tan complicada, y que si no atemperamos y aquilatamos de acuerdo con el mensaje y valores de nuestro maestro impulsor y de la entidad de sabiduría y consciencia que dirige los ámbitos de expresión de nuestra Sociedad Antroposófica, no sabremos dirigir y enderezar sus pasos en el sentido pretendido por el impulso trascendental que debiera animarla espiritualmente.  

 

No hay más que echar un vistazo a nuestro mundo alrededor, no solamente a los medios, aunque también, para ver y constatar que a diestro y siniestro corren tiempos de crisis y que el mundo en general y nuestros mundos respectivos y particulares andan revueltos, desordenados, desnortados, casi caóticos. La crisis económica es síntoma de la descomposición de todo un sistema económico, social y político que básicamente muestra una crisis existencial del sistema de principios y valores que sustenta nuestra actual civilización, y esa crisis, por afectar al Alma dela Humanidad en la transición de los tiempos hacia una nueva Consciencia basada en la ética moral individual y social de los pueblos, está afectando también a la dirección y estructuras de exteriorización de entidades de ámbito esencialmente espiritual y esotérico como lo es nuestra Sociedad Antroposófica, donde lo que parece evidenciarse y lo que se cuestiona precisamente son los mismos ámbitos de poder tradicionales basados en una autoridad exenta de espíritu e impulso crísticos, ese poder destructivo que se mueve por intereses egoístas y materiales al margen de lo que es Antroposofía en sí, los mismos resortes de poder egóico y personal que han generado y alimentan esa misma crisis generalizada que en tantos ámbitos constatamos a nuestro alrededor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *