La Ciencia Logosófica

La Logosofía es una ciencia original, que ofrece al ser humano una oportunidad inédita: realizar conscientemente y de forma intraindividual un proceso de evolución de sus calidades por medio del conocimiento.

Su nombre reúne en un solo vocablo las raíces griegas: «logos» (verbo creador o manifestación del saber supremo) y «sofía» (ciencia original o sabiduría), que el autor adoptó para designar una nueva línea de conocimientos, un conjunto de principios, un método y una técnica que le son eminentemente propias.

La Logosofía brinda los conocimientos y un método experimental que habilita al individuo a encauzar y concretar gradual y conscientemente, las inquietudes de saber y superación que desde siempre alienta el espíritu humano, mediante un proceso de auto perfeccionamiento al que denomina Proceso de Evolución Consciente. Al mismo tiempo, torna posible el conocimiento de sí mismo, que permite penetrar en los secretos de la propia vida psicológica, mental y espiritual.

A través de la formación consciente de la propia individualidad, la Logosofía contribuye para el desarrollo de una humanidad más responsable y lúcida para forjar un elevado destino, de acuerdo con la alta jerarquía de su especie.

Como ciencia integral, la Logosofía recurre a sus propias concepciones, exponiendo con claridad los conocimientos que de ella emanan.

La Logosofía es la ciencia del presente y del futuro porque entraña una nueva e insuperable forma de concebir la vida, de pensar y de sentir, tan necesaria en la época actual para elevar los espíritus por encima de la torpe materialidad reinante.

La ciencia logosófica ha abierto una nueva ruta para el desenvolvimiento humano. Su trayecto implica una dirección definida e inmodificable, en cuyos tramos se cumple gradual e ininterrumpidamente la realización simultánea de los conocimientos que posibilitan su extenso recorrido. Dicha realización abarca el conocimiento de sí mismo y de los semejantes; el del mundo mental, metafísico o trascendente; el de las leyes universales, aunándose con ella el avance gradual y supremo del hombre hacia las alturas metafísicas que custodian el Gran Misterio de la Creación y el Creador.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *