La chica baila, miren con respeto

Una chica baila, da vueltas, quiere ganar el concurso y ser una estrella y salir del pueblito de porquería donde a los quince años ya se acostó con todos.
El baile, el concurso, la música disco, el relato de la chica se ven en el Malba. Es la muestra de la artista inglesa Tracey Emin.
No hay cómo irse sin un zapatazo en el pecho de esa exposición.
Sonó mucho, cuando empezó la muestra, una de sus obras, una película en la que cuenta un aborto. Todo lo que fue llegar a él, cómo la trataron, lo mal que se lo hicieron. Es una crónica del maltrato institucional a las mujeres.
Pero miren también la otra, la de la sala de al lado. Se llama Por qué no fui bailarina: hay que tener estómago para sentarse y verla de punta a punta.
La chica, que ahora es una mujer, mira la cámara y cuenta: “Nunca me gustó la escuela. Igual, siempre llegaba tarde. La verdad, odiaba la escuela, así que abandoné a los 13. Me la pasaba en los bares tomando café (…), tomando sidra, tirada en la playa”.
¿Qué más? “Estaba el sexo. Era algo que simplemente hacías y era gratis. (…) No importaba que fueras chica, 13, 14. No importaba que fueran hombres de 19, 20, 25, 26”. El sexo como si nada, el sexo como algo que una chica hace en vez de ir a la escuela. Sin rollos. Aunque a veces la dejaran “ahí, donde estaba, medio desnuda”, no había “principios ni reglas. Sólo hacía lo que tenía ganas de hacer”.
Pero eso se fue acabando: tenía 15 años, lo dijimos, era un pueblo chico, se había acostado con todos. Y se dedicó a bailar. Y llegó el concurso. Y cuando empezó a moverse, la gente aplaudió. Iba a ganar, iba a salir de ese lugar victoriosa. Hasta que unos tipos empezaron a cantar, cada vez más fuerte: “PU-TI-TA, PU-TI-TA, PU-TI-TA”.
Un amigo pregunta por qué son “arte” esas peliculitas autobiográficas. Por qué, pregunta, están en un museo. Yo creo que para que uno vaya y se siente ahí y las mire. Con respeto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *