Konstantin Gamsajurdia

Konstantin Simonóvich Gamsajurdia (en georgiano: კონსტანტინე გამსახურდია; Abasha; 3 de mayo de 1893Tiflis; 17 de julio de 1975) fue un escritor georgiano, quien junto a Mijail Javajishvili, fue considerado uno de los escritores georgianos más importantes del Siglo XX.

Konstantin Gamsajurdia nació el 3 de mayo de 1893 en Abasha, en la provincia de Mingrelia, en ese entonces bajo dominio del Imperio ruso, en el seno de una pequeña familia aristocrática. Fue hijo de Simon Gamsajurdia y tuvo dos hermanos mayores, Victor y Alexander. Recibió educación en el Gymnasium Georgiano de Kutaisi, graduándose en 1911, para después estudiar en San Petersburgo, en donde discutió con Nicolás Marr. Pasó la mayor parte de los años de la Primera Guerra Mundial en Alemania, Francia y Suiza. Entre 1912 a 1918 estudió en Alemania, primero en la Universidad Albertina de Königsberg, después en la Universidad de Leipzig, y finalmente en la Universidad Friedrich-Wilhelm de Berlín. Trabajó como traductor en München y tuvo contacto con el grupo intelectual vinculado a Thomas Mann. Consideràndoselo un sujeto ruso fue brevemente internado en Traunstein, Baviera. Gamsajurdia publicó sus primeros poemas y narraciones breves a principios de la década de 1910, influenciado por los movimientos literarios del expresionismo alemán y el post-simbolismo francés. Durante su estadía en Alemania escribía a menudo sobre Georgia y el Cáucaso para la prensa alemana y se involucró en organizar un Comité de Liberación Georgiana. Tras la declaración de independencia de Georgia en 1918 y una vez constituido la República Democrática de Georgia, Gamsajurdia fue nombrado agregado en la embajada de Georgia en Berlín, tomando la responsabilidad de repatriar prisioneros de guerra georgianos y de patrocinar a estudiantes georgianos para estudiar en universidades alemanas.[1]

Gamsajurdia vio con hostilidad la invasión rusa a Georgia en 1921. Editó revistas literarias en Tiflis y por un corto período de tiempo dirigió un grupo académico de escritores que posicionaban los valores artísticos por encima de la corrección política. Gamsajurdia publicó sus escritos desafiando la creciente presión política y dirigió una protesta pacífica por el aniversario de la sovietización forzada de Georgia en 1922. En 1925, Gamsajurdia publicó su primer novela La sonrisa de Dionisio (დიონისოს ღიმილი), la cual le tomó ochos años escribir. Ésta novela trata sobre la historia de un joven intelectual georgiano residente en París quien es apartado de su sociedad natal y permanece siendo un extranjero en la ciudad de sus ideales. La novela, al igual que sus obras previas, fue considerada parcialmente decadente y no gustó a los ideólogos soviéticos, quienes sospecharon de promover el descontento.[2]

Tras la supresión del levantamiento de agosto de 1924 en Georgia, Gamsajurdia fue expulsado de la Universidad Estatal de Tiflis en donde enseñaba literatura alemana. Poco después fue arrestado y deportado a las Islas Solovetsky en el Mar Blanco en donde pasó algunos años. Tras su liberación, Gamsajurdia fue forzado a guardar silencio. Al borde del suicidio, el escritor luchó contra la depresión traduciendo a Dante Alighieri. A inicios de la década de 1930 obtuvo la protección de Lavrenti Beria y pudo continuar escribiendo. Probó primero con su novela socialista Robando la luna (მთვარის მოტაცება) escrita durante 1935 y 1936, la cual trataba sobre una historia de amor y colectivismo ambientada en Abjasia. Después escribió su novela sicológica Khogais Mindia (ხოგაის მინდია) escrita en 1937, apelando el mito Jevsur de la literatura clásica georgiana. Beria fue muy crítico de estas novelas. Poco después Gamsajurdia fue arrestado por mantener una relación sentimental con Lidia Gasviani, quien era una joven trotskista directora de la Casa Editorial del Estado, mas al ser interrogado fue puesto en libertad por Beria quien le dijo irónicamente que se permitían las relaciones sexuales con los enemigos del pueblo.[3]

Gamsajurdia sobrevivió a las purgas estalinistas, las cuales destruyeron gran parte de la sociedad literaria georgiana, pero rehusó delatar a otros. Tuvo que pagar tributo al dogma estalinista creando una novela sobre la infancia de Stalin en 1939. Sin embargo la novela fue descontinuada y retirada de las bibiliotecas públicas debido a que la primera parte de la novela no fue aprobada por las autoridades.[4]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *