Kits para parto casero pueden aumentar supervivencia de recién nacidos

El uso de kits de parto limpios, durante los nacimientos caseros y la promoción de otras prácticas de parto higiénicas, pueden ayudar a reducir las muertes en áreas rurales con acceso limitado al cuidado de salud, de acuerdo con un estudio nuevo.

Investigadores en el Colegio Universitario de Londres (Reino Unido), el Proyecto de Cuidado Perinatal (PCP, Dhaka, Bangladesh) y otras organizaciones exploraron la asociación entre la mortalidad neonatal y el uso de kits de parto limpios y prácticas de parto en 19.754 nacimientos caseros en la India, Bangladesh, y Nepal, controlando para factores de confusión, comunes a todos los sitios de estudio. Se evaluaron, tanto los contenidos del kit (cuchilla e hilo, hervidos, hoja plástica, guantes, lavado de manos y cuidado apropiado del cordón) como la asociación combinada entre la mortalidad y cuatro prácticas específicas de parto limpio (cuchilla e hilo hervidos, lavado de manos y hoja plástica).

Los investigadores encontraron que el uso del kit se asoció con una probabilidad combinada menor del 48% de muerte en los recién nacidos dentro de los 28 días. Si bien el uso de un kit de parto limpio no siempre fue acompañado por las prácticas de parto en condiciones higiénicas, el uso de una hoja de plástico durante el parto, una cuchilla hervida para cortar el cordón umbilical, un hilo hervido para atar el cordón y antiséptico para limpiar el ombligo se asociaron significativamente con reducciones relativa del 16% de la mortalidad, independientemente del uso del kit. Cada práctica adicional de parto higiénico se asoció con una reducción relativa del 16% en la mortalidad neonatal. Sin embargo, con base en entrevistas con las madres, los kits se utilizaron en sólo el 18,4% de los partos en la India y Bangladesh, y el 5,7% de aquellos en Nepal.

“Los kits eran baratos; en el momento de los ensayos, de 2000 a 2008, los gastos de un kit variaban entre 27-44 centavos de dólar”, dijeron, la autora principal, Nadine Seward, MSc, del UCL, y sus colegas. “Mientras que el kit puede ser considerada como una intervención de bajo costo, no ha habido estudios sobre la disposición a pagar por equipos, y estos costos pueden ser prohibitivos para las mujeres más pobres”.

Cada año, se calcula que 3,3 millones de recién nacidos en todo el mundo mueren al cabo de un mes, casi todos ellos nacidos en países de bajos y medianos ingresos; hasta el 15% de las muertes están relacionadas con la sepsis. Aunque las tasas de mortalidad infantil han disminuido durante las últimas décadas en el sur de Asia, las tasas siguen siendo altas en la India, Bangladesh y Nepal, donde la mayoría de los partos ocurren en el hogar a causa del acceso limitado a la atención formal y los partos institucionales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *