Kanji

Los kanji (漢字, kanji?, literalmente «carácter han») son los sinogramas utilizados en la escritura del idioma japonés.

Dada la cercanía de Japón con China, cuando los japoneses quisieron empezar a escribir, la influencia china era tan fuerte en la cultura japonesa que simplemente importó muchos conocimientos, entre ellos la escritura. Los kanji son uno de los tres sistemas de escritura japoneses junto con los silabarios hiragana y katakana, para los que existen reglas generales a la hora de combinarlos, pues cada uno tiene una función diferente.

Los kanji se utilizan en su mayoría para expresar conceptos, a diferencia del chino, donde pueden emplearse también en su carácter fonético.[1] Asimismo existen combinaciones de kanji que no obedecen a su significado original y que solo se toman por su valor fonético. A estas combinaciones se les denomina «ateji» (当て字). Como ejemplos tenemos «ofuro» (お風呂, baño) y «sewa» (世話, cuidado, atención). En todo caso, dichas combinaciones fonéticas no son, ni mucho menos, tan frecuentes como en el idioma chino.

A cada kanji le corresponde un significado y se usa como determinante de la raíz de la palabra; las derivaciones, conjugaciones y accidentes se expresan mediante el kana (en especial de hiragana), que en dicho caso se denomina okurigana. De esta forma, conviven tanto el sistema de escritura autóctono (pero derivado de la misma escritura han) y el sistema importado.

El japonés mantiene prácticamente inalterados los kanji, al igual que Taiwán y Hong Kong, aunque hubo una simplificación en algunos kanjis complejos. El cambio no fue tan drástico como en China continental, donde fueron reformados durante la Revolución Cultural de los años 60.[

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *