Jutba del viernes 12 de agosto

En el nombre de Dios, Clemente, Misericordioso

Mezquita del Centro Cultural Islámico

«Custodio de las Dos Sagradas Mezquitas, Rey Fahd»

Buenos Aires – Argentina

____________

Viernes 12 de ramadán de 1432 / 12 de agosto de 2011

Traducción de la Jutba pronunciada

por el

Sheij Muhammad Al Ruwaili

LOS MARAVILLOSOS LOGROS EN RAMADAN

Alabado sea Dios, Quien nos guió agraciándonos con la fe; no hubiéramos podido encaminarnos de no haber sido por Él. Atestiguo que no hay otra divinidad excepto Dios, Único, sin asociados. Atestiguo que Muhammad es Su siervo y Mensajero. ¡Dios! Bendice a Muhammad, su familia, sus compañeros y todos los que sigan su guía hasta el Día del Juicio Final

Primera Jutba

¡Siervos de Dios! Es un deber para el creyente musulmán sentir la responsabilidad de los maravillosos logros hasta contarse entre los triunfadores en este mundo.

Entre los logros: el temor del Uno y Único, en secreto antes que en público, porque la cualidad del siervo creyente es ser sincero con su Señor, el cual sabe absolutamente todo. El temor significa que Dios no te encuentre en algo que ha prohibido, ni te ausentes de donde te ha ordenado, temer a Dios es cumplir con sus órdenes, acatar sus prohibiciones. Estas son palabras fáciles de pronunciar pero difíciles de poner en práctica. La ponen en práctica aquellos que prefieren la otra vida a esta, por ello encontramos que en el sagrado Corán se ordena ser temerosos de Dios y elogia a quienes lo son: “Quienes teman a Dios y obedezcan a Dios y a su Mensajero, serán los triunfadores.” “¡Oh creyentes teman a Dios!”, “Oh gente, sean temerosos de Dios”.

El ayuno fue establecido para que se alcance el temor a Dios: “Oh creyentes les fue prescripto el ayuno como fue prescripto a quienes los precedieron para que alcancen el temor de Dios y la piedad”.

Algunos ayunantes se abstienen de comidas y bebidas pero cometen una falta tras otra, dejan de comer y beber pero descuidan la oración o no rezan directamente, ayunan pero insultan, hablan mal de los demás o mienten. ¿Es esto temor de Dios? ¿Es esto el ayuno? ¡Alabado sea Dios!

No fue establecido el ayuno sino para alcanzar la piedad y el temor de Dios y para educar al alma a las buenas costumbres del Islam.

Otros de los logros en el mes de Ramadán es la sinceridad en la intención. Nosotros no ayunamos porque los demás ayunan, ni rompemos el ayuno porque los demás lo hacen, no dejamos la comida y bebida sino por adorar Al Todopoderoso, como también así rezamos y cumplimos con todos los actos de adoración sólo por Él “Ciertamente mi oración, mis ritos, mi vida y mi muerte son para Dios Señor del universo, no le asocio copartícipe alguno y me cuento entre los musulmanes”.

Nuestro ayuno es por Dios y anhelamos Su recompensa que nos ha prometido y tememos Su castigo. Aquel que ayune para hacerse ver comete una falta muy grave y Dios no lo acepta sino que lo rechaza sobre su rostro: “Se les ordenó que, sinceramente y con total devoción, adoraran a Dios”.

La sinceridad en el corazón es un asunto grandioso. No se aceptan los actos de adoración salvo a través de ella, es la diferencia entre el monoteísmo y la asociación. Quien ayune por Dios es un siervo obediente, quien ayune por hacerse ver es un siervo que comete una forma de idolatría. Dios dice en el hadiz qudsi: “Todas las obras son para el hijo de Adán, por cada obra buena le registro diez obras buenas, salvo el ayuno que es para Mí y Yo lo recompenso como quiero”, porque es un secreto entre el siervo y su Señor que sólo Él puede saber si verdaderamente está ayunando por Dios.

Otro gran logro es la purificación del corazón, dejar de tener malas relaciones con los demás o cortarlas directamente, si uno corta las relaciones también se corta la aceptación de las obras, Dios acepta todas las obras menos de los que estén en discordia y dice a los ángeles: “Esperen a aquellos dos hasta que se reconcilien”.

¿Qué clase de ayuno es el de aquel que tiene su corazón lleno de rencor y envidia? ¿Acaso no somos todos hermanos? Tenemos una sola religión, una sola revelación. ¿Acaso Dios no nos previno de las divisiones y de cortar las relaciones? ¿Acaso el Profeta no nos explicó que Dios no mira a los siervos que estén en discordia?

No se sentirá feliz, con Ramadán, el que tenga el corazón en tinieblas, ni con la llegada de Ramadán ni con su culminación, ni por su ayuno ni haberse levantado a rezar en las noches.

El Mensajero de Dios dijo: “Es posible que por ayunar sólo se pase hambre y sed, y por levantarse a rezar sólo se pase cansancio y falta de sueño” ¡Que Dios nos proteja!

La purificación es uno de los logros de Ramadán, ya que el ayunante se purifica de la envidia, y la envidia se come a las obras buenas como el fuego a la leña. Se purifica de las habladurías y de mencionar cosas malas del ausente, incluso algunos sabios consideran estas conductas reprobables como que rompen simbólicamente el ayuno porque el Profeta dijo: “Quien no abandona las habladurías y los falsos testimonios, Dios no necesita que deje de comer y beber”.

Los falsos testimonios también implican todas las palabras prohibidas como la mentira y obscenidades. También se refiere a las injusticias, el engaño, dejar de hablar a los demás, propasarse con el prójimo en sus bienes o en su honor. Todo esto no lo deja estando de ayuno por lo que Dios no tiene en cuenta su forma de adoración.

Algunos sabios opinaron: Lo más fácil del ayuno es dejar de comer y beber. Yabir dijo: “Cuando ayunes que también lo hagan tus oídos, tu lengua y tu vista; no mientas ni te entrometas con el honor de los demás, deja de perjudicar a tu vecino, así lograrás paz y tranquilidad por el día de ayuno, no hagas que tu día de ayuno sea igual al que no ayunas”.

Si nuestros oídos no se abstienen de prestarse a cosas prohibidas, si no recatamos la vista, entonces mi ayuno es hambre y sed. Si digo que ayuné un día en realidad no lo hice.

Entre los logros del ayuno de Ramadán es alcanzar la paciencia y saber sobrellevar las dificultades, el tener perseverancia para esforzarse más en la adoración de Dios, esperar la recompensa por ello y abandonar las bajas pasiones.

Si las pasiones y deseos luchan contra ti pero puedes dominarlos no cabe duda de que tu ayuno y fe son correctos.

Uno de los logros más importantes es entender la importancia de aprovechar el tiempo que es lo más valioso que poseemos.

Que Dios nos guíe a través del Sagrado Corán y de las enseñanzas del Profeta.

x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *