JÓVENES RELIGIOSOS EN FAMILIAS ANCIANAS: HACERSE CARGO, CARGAR Y ENCARGARSE

Me ha parecido oportuno orientar así esta reflexión sobre la vida religiosa joven; jóvenes y vida religiosa en este contexto europeo. Tomo los tres apartados (hacerse cargo, cargar y encargarse) de la conocida reflexión de Ignacio Ellacuría de 1975, cuando la mayoría de religiosos jóvenes no habían nacido. Descubro, además que este hacerse cargo, cargar y encargarse… está siendo usado en otras reflexiones. Cuando ya tenía escrito este texto leo que José Laguna también se sirve de esta propuesta para afirmar que otro mundo es posible2.
No es ningún secreto que estamos en un cambio de época que hay que dejar que se haga. Un cambio de época también para la vida religiosa. Y los jóvenes religiosos encarnan ese cambio que no sólo se expresa en nuevas formas, sino en un nuevo fondo.
Las familias religiosas estamos lentamente encarando el futuro. Hay trasformaciones muy notables que seguramente desde la juventud es-timan lentas, pero que a unas congregaciones y órdenes muy adultas les están resultando casi vertiginosas. Es cuestión de perspectivas. Lo cierto es que no es un secreto que estamos “dando a luz” una nueva forma de expresar nuestro compromiso con Dios y la humanidad desde la totalidad, gratuidad y permanencia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *