JESÚS ES AMOR

Señor? 

Yo Soy, apóyate en Mí, date cuenta cuán débil eres. Permíteme guiarte, sin Mí estás perdida y en la oscuridad. Yo soy la Luz, la Luz para guiarte.  Ten cuidado porque el demonio está siempre, y más que nunca, determinado a hacerte caer y confundirte. Ven, Esposa Mía, sé una Conmigo. Yo conozco tus debilidades; sé cómo, al menor ataque, tu espíritu se queda temblando y tu alma, en la angustia. Yo soy la Paz, y es en la Paz que Yo te conduzco y es con Amor que Yo guío tus pasos.

¿No conozco Yo todos estos tormentos, bienamada? Permíteme obrar en ti y entonces todo se cumplirá.  Mi Mensaje 1 te será dictado muy pronto, estate preparada. Jesús es Mi Nombre y Jesús es Amor. Crece en Mi Espíritu, si no ¿de qué otra manera darás testimonio? Yo te estoy preparando, en todas las formas, para dar testimonio y glorificarme.

Te amo, entra en Mi Divino Corazón y absorbe de Mí. Acaríciame a Mí, tu Señor, con integridad y humildad. Yo soy tu Maestro y tu Educador Quien nunca te abandona, aunque a menudo, tú te sientas de esa manera.  Recuerda que sin Mí eres incapaz de hacer aún el menor trazo.  Soy El Único que te conduce y te instruye. Estoy a tu lado, déjame guiarte de este modo. Ora y obtendrás la fuerza en tu fe. Yo te ayudaré a observar. Ven.  ¡Yo Jesús te amo2 

Más tarde:

Estate en paz ahora, niña Mía, deja detrás tus preocupaciones, en Mi Presencia. Mírame en silencio. Estate en paz, siente Mi Paz. Yo estoy cerca de ti, pero no puedes verme con tus ojos físicos. Estoy cerca de ti y te he enseñado a discernirme, hija Mía, tal y como Yo he enseñado a otros. Aun hoy todavía Yo estoy enseñando a algunas almas escogidas a escucharme y a discernirme. 

Descansa. Ven, ¿nosotros? 

Por siempre y para siempre. Te bendigo, Señor. 

Más tarde:

¿Jesús? 

Yo Soy. Mi Amor por ti es eterno, Mi Fidelidad hacia ti es eterna. Abandónenese a Mí diariamente y Yo haré el resto. Implórenme sin cesar. Estoy siempre ávido de oír tus oraciones. No Me olvides nunca, Yo jamás te olvido, por esto, piensa en Mí constantemente. ¡Si tan sólo supieras, hija, cuán cerca estoy de ti! Trátame como a un Rey, y comprende bien cómo tú estabas desnuda y cómo Yo cubrí tu desnudez con Mis Gracias. Date cuenta cómo Yo, tu Rey, puse Mi Mirada en ti que eres nada, te he formado y te he levantado. Entonces, ten paciencia con aquellos a quienes no he dado tanto como a ti. Implora Mi ayuda y te la daré. No te estoy culpando, te amo y por eso no quiero que caigas. Yo te recordaré siempre Mi Presencia a fin de vencer el mal. Te recordaré siempre Mis preceptos. Recíbelos y aprécialos. Recuerda que es el Amor el que está hablando y que tú estás obrando en el Amor.

Te quiero perfecta, te quiero indulgente y dedicada. Recuerda siempre Mi Presencia. Sé una en Mí. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *