Jack el Destripador pudo ser un cirujano amigo de la reina Victoria

HONGOS

Londres.-

El más célebre asesino de mujeres británico, Jack el Destripador, pudo ser un famoso cirujano llamado Sir John Williams, amigo de la Reina Victoria y tocólogo de su hija, la princesa Beatriz.

Eso es lo que afirma uno de sus descendientes, Tony Williams, en un libro titulado «El tío Jack», según el cual el arma con el que el sádico misógino asesinó y luego extrajo las vísceras de cinco prostitutas londinenses en 1888 es un bisturí que perteneció al cirujano y se guarda en la Biblioteca Nacional de Gales.

Sir John Wiliams fundó la biblioteca a comienzos del siglo XX y le donó su colección de 25.000 libros además de otros objetos personales, incluido un diario, a los que por el momento el público no tendrá acceso.

El autor del libro propone someter el bisturí a las modernas técnicas de ADN para ver si es posible determinar de modo definitivo una relación con algunas de las prostitutas asesinadas.

El misterio en torno a la identidad de Jack el Destripador se ha convertido en una industria millonaria, y así han aparecido hasta ahora más de una veintena de sospechosos aunque no se haya probado hasta ahora nada.

Diferentes hipótesis

Entre los sospechosos figuran el príncipe Alberto Victor, nieto de la reina Victoria, el pintor Walter Sickert, y un comerciante de Liverpool llamado James Maybrick, pero es la primera vez que se menciona al famoso cirujano en ese contexto.

Jack el Destripador asesinaba a sus víctimas con precisión quirúrgica antes de extraerles sus órganos internos, por lo que muchos han supuesto que debía de tener grandes conocimientos de Medicina.

Tony Williams dice haber examinado cuidadosamente el diario de su antepasado y descubierto que se habían arrancado algunas de las páginas correspondientes al año 1888, cuando ocurrieron los crímenes.

John Wiliams trabajó como cirujano en varios hospitales de Londres, incluida la enfermería de Whitechapel, donde habían recibido tratamiento en algún momento u otro las cinco prostitutas víctimas del Destripador.

Según el nuevo libro, el cirujano estaba de servicio los fines de semana en los que se produjeron aquellos asesinatos.

Sin coartada

Entre los documentos descubiertos por su descendiente figura una carta fechada el 8 de septiembre de 1888 en la que el cirujano se disculpa a un amigo por suspender una cita debido a un compromiso médico en la clínica de Whitechapel.

El cadáver de Annie Champman, segunda de las víctimas de Jack el Destripador, fue encontrado precisamente aquella noche en la misma zona del este de Londres.

John Williams acabó su carrera médica y regresó a Gales aproximadamente por las fechas en las que acabó la serie de asesinatos que llevaban la marca del Destripador.

Según explica su descendiente, es lógico que el libro que acaba de escribir provoque polémica porque ofrece pruebas muy serias sobre la identidad del Destripador, algo que no desean quienes quieren seguir lucrándose con el misterio en torno a su figura.

Un pintor, un marino, un médico…

La escritora estadounidense Patricia Cornwell, autora de una serie de novelas que tienen como protagonista al patólogo forense Kay Scarpetta, pasó más de tres años y gastó una fortuna en intentar demostrar que el asesino había sido el pintor Walter Sickert (1860-1942).

La escritora gastó parte de ese dinero en comprar 31 obras del artista en un intento de descubrir alguna huella del asesinato, pero su hipótesis ha sido desestimada por los expertos en Jack el Destripador.

La próxima semana, un ex detective británico llamado Trevor Marriott, que ha dedicado años de investigación al caso, aplicando las técnicas forenses más modernas, hará pública una nueva teoría, según informa «The Observer».

Marriott cree que el asesino era un marino mercante a quien una prostituta contagió con una enfermedad venérea y que decidió vengarse de tan cruel manera.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *