IRLANDA

En Irlanda, durante los últimos años de 1800, a la gente que cometía suicidio le era atravesado el corazón con una estaca de madera y luego enterrado en suelo sin consagrar. De ahí sacó la idea Bram Stoker, el autor irlandés de Drácula, de como matar a los vampiros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *