Investigadores de prestigio rebaten las afirmaciones de Stephen Hawking que cuestionan la existencia de Dios

El astrofísico Stephen Hawking vuelve a reabrir la polémica entre Ciencia y Religión con su nuevo libro, The Grand Design (El gran diseño), donde cuestiona la existencia de Dios al señalar que no es necesario para explicar el origen del Universo, que se puede crear según el científico desde la nada.

Asegura que “el Universo se creó a sí mismo”, argumentando que la física moderna excluye la posibilidad de que Dios crease el Universo. Añade Hawking que las nuevas teorías científicas hacen redundante el papel de un creador a tal fin.

Aunque el libro no se ha publicado todavía –se prevé que lo hará el próximo 9 de septiembre- y se desconocen por tanto los argumentos y razonamientos completos del científico, el diario británico The Times ha aprovechado la ocasión para llevar lo que considera un tema polémico a su portada.

“Puesto que hay una ley como la gravedad, el universo puede crearse a sí mismo de la nada, y lo hace. La creación espontánea es la razón por la que existe algo, en vez de nada”, afirma en su libro el astrofísico.

Para ello se basa en “la observación confirmada en 1992 de un planeta orbitando una estrella que no era nuestro Sol”, lo que “hace que las coincidencias de nuestras condiciones planetarias –el único Sol, la afortunada combinación de la distancia Tierra-Sol y la masa solar- sea mucho menos convincente como evidencia de que la Tierra fue cuidadosamente diseñada para satisfacernos a nosotros, los seres humanos”, reproduce The Times.

La respuesta de sus colegas

Sin embargo, las afirmaciones de Stephen Hawking en su libro han sido inmediatamente rebatidas por muchos de sus colegas e investigadores de prestigio, que consideran que ciencia y fe no tienen por qué ser excluyentes.

Entre los científicos que no comparten la opinión del astrofísico británico se encuentran George Ellis, profesor emérito de la Universidad de Ciudad del Cabo y presidente de la Sociedad Internacional para la Ciencia y la Religión, o David Wilkinson, astrofísico, teólogo y director del St. John’s College de Durham.

También desde España se han alzado voces contrarias a las tesis de Hawking, como las de Francisco Ayala, investigador de la Universidad de California en Irvine, EEUU, experto en evolución genética de las especies y premio internacional Templeton el pasado mes de marzo; César Nombela, catedrático de Microbiología y presidente del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) entre 1996 y 2000; y Nicolás Jouve, Catedrático de Genética en la Universidad de Alcalá de Henares.

“La ciencia saldrá perdiendo”

“Mi gran preocupación es que está obligando a la gente a elegir entre la religión y la ciencia, y esto hará que mucha gente elija la religión, con lo que la ciencia saldrá perdiendo”, señaló este jueves George Ellis en declaraciones a The Times.

Ellis rechaza el argumento expuesto por Hawking en su libro en el sentido de que la filosofía no tiene ya sentido al haber sido suplantada por la ciencia: “la filosofía no está muerta. Todo punto de vista está imbuido de filosofía. ¿Por qué la misma ciencia merece la pena? La respuesta es filosófica y emocional. La ciencia no puede responder a la pregunta sobre sí misma”.

Por su parte, David Wilkinson argumentaba algunos indicios a favor del teísmo al recordar que “la ciencia y la lógica pueden apuntar a un Creador. ¿De dónde vienen las leyes de la física? ¿Qué propósito tiene el universo? ¿Por qué es inteligible, comprensible?”.

“El Dios en el que creen los cristianos es un Dios íntimamente involucrado en todo el momento de la historia del universo y no sólo en sus comienzos”, añadía el astrofísico y teólogo.

“La fe y la ciencia no son incompatibles”

Desde España, diferentes expertos han acallado también las tesis de Hawking en declaraciones al diario El Mundo.

Francisco Ayala aseguró desde la Universidad de California que “la fe y la ciencia no son incompatibles porque tratan cuestiones diferentes”.

El ganador del premio Templeton, un galardón que busca vías de diálogo entre la ciencia y la religión, considera que “La investigación científica debe encargarse de explicar el origen del mundo (el cómo) y la religión, de los valores morales y las relaciones entre las personas (el porqué)”, dijo.

Para César Nombela la Teología es tan válida como ámbito del pensamiento como la Ciencia. “La ciencia puede explicar muchas preguntas propias de su competencia, pero probar la existencia de Dios es otro terreno”, aseguró.

Como científico y creyente, Nombela reconoció “aplicar la ciencia en todas las situaciones racionales; pero no es irracional creer que existe un creador que dio lugar a las mismas leyes de la naturaleza y que da respuesta a las preguntas de la existencia humana”.

En cuanto a Nicolás Jouvé, el catedrático, a falta de conocer los detalles del polémico libro, no cree que Hawking llegue a conclusiones novedosas sobre el origen de la materia y el tiempo, y afirma que la ciencia es una “parcela del conocimiento que no puede ignorar a otras disciplinas como la filosofía y la teología, que también tratan de responder las cuestiones humanas”.

“El ser humano tiene que resolver sus preguntas. La existencia de Dios es un tema ‘intratable’ científicamente”, concluyó.

Los líderes religiosos: no descartar a Dios

Desde la otra orilla del debate, la de la Religión, el arzobispo de Canterbury, Rowan Williams, y otros líderes religiosos británicos han criticado a Hawking por descartar a Dios como creador del Universo en su libro, según informa el diario La Razón.

“Creer en Dios no consiste en cómo taponar un agujero y explicar cómo unas cosas se relacionan con otras en el Universo, sino que es la creencia de que hay un agente inteligente y vivo de cuya actividad depende en última instancia todo lo que existe”, declaró el líder anglicano al diario The Times.

“La física por sí sola no resolverá la cuestión de por qué existe algo en lugar de nada», agregó Williams.

Al mismo tiempo, el rabino jefe, Jonathan Sacks, señala en un artículo publicado este viernes por el mismo diario que “la ciencia trata de explicar y la religión, de interpretar. A la Biblia sencillamente no le interesa cómo se creó el Universo”.

“La ciencia desarticula las cosas para ver cómo funcionan. La religión las junta para ver qué significan. Son dos empresas intelectuales distintas. Incluso ocupan diferentes hemisferios del cerebro”, señala Sacks.

El arzobispo de Westminster y primado de la Iglesia católica de Inglaterra y Gales, Vincent Nichols, dijo suscribir totalmente las palabras del rabino jefe sobre la relación entre religión y ciencia.

También el presidente del Consejo Islámico de Gran Bretaña, Ibrahim Mogra, atacó las tesis de Hawking y dijo que “si uno mira el Universo, todo apunta a la existencia de un creador que le dio origen”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *