INTRODUCCION A LA ANGELOLOGIA

Definición

Los ángeles son los mensajeros de Dios.

Ellos llevan decretos o anuncios divinos.

La palabra ángel es un término general, frecuentemente usado para denominar todas las criaturas espirituales que habitan los dominios celestiales. La palabra ángel, quiere decir «mensajero».

Referencias históricas

Estos mensajeros celestiales pueden ser encontrados en religiones antiguas y en las tradiciones de varias culturas:

  • Los babilonios tenían a los Sukalli – “mensajeros angelicales”.
  • Los griegos tenían a Hermes, el mensajero alado de Zeus, y a Iris, la mensajera de Hera.
  • Los romanos tenían a Mercurio, el mensajero alado de Júpiter.
  • Para el Judaísmo, los ángeles llevaban los mensajes a profetas como Abraham y Daniel.
  • En el Cristianismo, el arcángel Gabriel anunciaba nacimientos importantes, como el de Jesús y el de Juan el Bautista.
  • En el Islam, el ángel Jibril, era el encargado de entregar los mensajes de Alá al profeta Mahoma.
  • Los vedas, tenían a Agni, el ángel de fuego, mensajero entre el cielo y la Tierra.

Los ángeles fueron la primera creación de Dios, su emanación, y por lo tanto, parte de su esencia divina. Y el sufijo «él» con que finaliza el nombre de casi todos estos seres espirituales indica p recisamente su dependencia de la divinidad.

Un ejemplo claro de esto es el caso del ángel Satanel, el mas bello y poderoso del cielo quien, por orgullo, se revela contra su Señor y Creador, y por ello convertido en el ángel caído, perdió aquella parte de su nombre que indicaba su unión con Dios y paso a llamarse Satán.

Josefo nos dice [Be. Jud., II, VIII, 7] que los esenios realizaban un voto para preservar los nombres de los ángeles.

Según Daniel [Daniel 10, 12-21], varios ángeles están designados a varios lugares, y que se les llama sus príncipes. Este mismo rasgo reaparece de manera más notable en el Apocalipsis «los Ángeles de las siete Iglesias»

Referencias Eclesiásticas

El tratado «De Coelesti Hierarchia» atribuido a San Dionisio Areopagita, y que ejerció una gran influencia entre los escolásticos, trata con muchos detalles las jerarquías y órdenes de los ángeles.

El siguiente pasaje de San Gregorio Magno [Hom. 34, en Evang.] nos dan una idea clara del punto de vista de los doctores de la Iglesia acerca de este punto:

Sabemos por la autoridad de la Escritura que existen nueve órdenes de ángeles:

  1. Ángeles
  2. Arcángeles
  3. Virtudes
  4. Potestades
  5. Principados
  6. Dominaciones
  7. Tronos
  8. Querubines y
  9. Serafines.

Que existen Ángeles y Arcángeles casi todas las páginas de la Biblia nos lo dice, y los libros de los Profetas hablan de Querubines y Serafines. San Pablo, también, escribiendo a los Efesios enumera cuatro Órdenes cuando dice: ‘sobre todo Principado, Potestad, Virtud, y Dominación’; y en otra ocasión, escribiendo a los Colosenses dice: ‘ni Tronos, Dominaciones, Principados, o Potestades’. Si unimos estas dos listas, tenemos cinco órdenes, y agregando los Ángeles y Arcángeles, Querubines y Serafines, tenemos nueve ördenes de Ángeles.

Santo Tomás [Summa Theologica I:108], siguiendo a San Dionisio [De Coelesti Hierarchia, VI, VII], divide a los ángeles en tres jerarquías cada una de las cuales contienen tres órdenes. Su proximidad al Ser Supremo sirve como base para esta división.

  • En la primera jerarquía pone a los Serafines, Querubines, y Tronos; Egida del Padre.
  • En la segunda, a las Dominaciones, Virtudes, y Potestades; Egida del Hijo.
  • En la tercera, a los Principados, Arcángeles, y Ángeles. Egida del Espíritu Santo.

Están colocados en tres niveles descendentes. Cada nivel tiene tres filas u ordenes. La Tríada mas elevada esta formada por Serafines, Querubines y Tronos que reciben la iluminación de Dios en forma directa.

La Tríada siguiente, que gira en torno a Dios, la componen las Denominaciones, Virtudes y Potestades que reciben la iluminación y la transmiten hacia la Tríada inferior, los Principados, Arcángeles y Ángeles. En realidad esta es una descripción sintética del proceso de «Materialización de la energía divina». Lo superior aquí se entiende no como mejor sino como más sutil. Si en el centro hay energía pura, ésta va modificando su vibración y desde el estado de luz pasa a ser calor y finalmente se condensa en materia.

Serafines, Querubines y Tronos vibra en frecuencias muy elevadas de pureza y luz. El Serafín tiene vibración altísima, el Querubín disminuye un poco su frecuencia y es a partir de los Tronos donde aparece la materia en la composición sutil de los ángeles. De todos modos ellos pueden revestirse de materia cuando penetran hasta la dimensión terrestre, tienen esa facultad.

Los únicos nombres que nos dan la Escritura de Ángeles en particular son los de Rafael, Miguel, y Gabriel, nombres que significan sus atributos. Los libros judíos apócrifos, como el Libro de Enoc, nos dan el de Uriel y Jeremiel, mientras que otras fuentes apócrifas nos dan muchos más, como por ejemplo Milton en su «Paraíso Perdido».

Esta clasificación se acepta en la teología católica pero no es un artículo de fé. Actualmente la iglesia revaloriza a los ángeles. Es a partir de 1993 cuando la Santa Sede promulga el Catecismo de la Iglesia Católica, en el que se presenta una síntesis nueva y actualizada de las doctrinas de la iglesia en la cual tienen lugar menciones especiales y referencias a la existencia de los ángeles como una verdad sin discusión.

El número de Ángeles

No se sabe con exactitud cuantos ángeles existen en cantidad, sin embargo, el Rey David en el Libro de los Salmos, dice que existen 20 mil ángeles.

Frecuentemente se dice que el número de los Ángeles es prodigioso [Daniel 7,10; Apocalipsis 5,11; Salmo 67,18; Mateo 26,53]. Por uso de la palabra huestes (sabaoth), como sinónimo del ejército celestial, podemos deducir que el término «Señor de las Huestes» se refiere al mando Supremo de Dios sobre la multitud angélica [cf. Deuteronomio 33,2; 32,43; Septuaginta]. Los Padres ven una referencia al número referente de hombres y ángeles en la parábola de las cien ovejas [Lucas 15,1-3], aunque esto puede parecer algo imaginativo. Los escolásticos, nuevamente siguiendo el tratado «De Coelesti Hierarchia» de San Dionisio, consideran la preponderancia del número como una perfección necesaria de las huestes angélicas [cf. Santo Tomás, Summa Theol., I:1:3].

Significado de algunos nombres de ángeles

El sufijo «el» se encuentra al final de muchos nombres de ángeles. Quiere decir «brillante». Es tomada de la palabra sumeria «el», que quiere decir, «resplandor» y la palabra babilónica, «ellu», que significa, «aquel que resplandece».

Ángel La cara oculta de Dios
Araziel Melodáa de Dios
Ariel León de Dios
Asbeel Desertor de Dios
Azael A quien Dios fortalece
Asael Creado por Dios
Camael El que ve a Dios
Chitriel El azote de Dios
Chamuel El que busca a Dios
Fenuel Rostro de Dios
Gadreel Asistido por Dios
Gabriel Gobernador de Dios
Hasmael El apasionado de Dios
Isrefel El fuego de Dios
Ksiel El inflexible de Dios
Kazbeel El que enga?o a Dios
Lahatiel El fulgor de Dios
Makkiel La plaga de Dios
Miguel El que es como Dios
Pariel El despiadado ángel de Dios
Rafael El resplandor de Dios que cura
Remiel Misericordia de Dios
Shatfiel Juez de Dios
Teniel Perfección de Dios
Turel Roca de Dios
Usiel Fuerza de Dios
Uriel Luz de Dios
Zafiel Espía de Dios

Otras características

Los perfumes celestiales son sutiles energias que transitan por las lineas cósmicas que atraviesan la tierra y tienen la propiedad de manifestarse a través de flores, plantas, arboles, resinas, semillas, rocas, maderas, y en toda y cada una de las minúsculas partículas de la Creación. Estas fragancias alcanzan también a los angeles.

Jerarquías

En base a lo expuesto anteriormente, y de acuerdo a lo común y recientemente aceptado, podemos resumir las jerarquías de la siguiente manera:

Primera Jerarquía
Egida del Padre
  • Serafines
  • Querubines
  • Tronos
Segunda Jerarquía
Egida del Hijo
  • Dominaciones
  • Virtudes
  • Potencias
Segunda Jerarquía
Egida del Espíritu Santo
  • Principados
  • Arcángeles
  • Ángeles

Primera Jerarquía

Serafines

La etmología del nombre Serafín proviene del hebreo «serafim» (en hebreo «ardiente»), y este a su vez de «seraf» que significa «consumido por el fuego». Este fuego es el del incesante y perenne ardor con que estos espíritus celestes aman las cosas divinas. Son seres de luz, puramente espirituales, en comunión directa con Dios a través de la vibración del amor.

Su misión es la de alabar y cantar glorias al Señor engrandeciendo el amor universal.

Aparecen en la visión de Isaías [Isaías I. 6, 6,6, Antiguo Testamento], como seres celestiales con seis alas.

Gustan de todos los perfumes.

Querubines

Los verdaderos Querubines, eran gigantescos ángeles guardianes cuya terrible presencia aterrorizaba a los que violaban las leyes divinas o a los que pretendían forzar la entrada del paraíso terrenal del que el hombre habría sido expulsado.

Su etimología proviene de la palabra hebrea «kerub» (próximo), cuyo plural es «kerubín». Es traducida por algunos como «el que intercede» y por otros como «el que posee el conocimiento».

Los querubines son definidos como espíritus celestes, caracterizados por la plenitud de ciencia con que ven y contemplan la belleza divina.

Actúan como Ministros de Dios y Guardianes del Arca de la Alianza.

Se pueden encontrar referencias en Ezequiel 10.

Pueden ser comparados con los toros y leones alados que cuidan los palacios asirios, y también con los extraños hombres alados con cabeza de halcones pintados en las paredes de algunas de sus construcciones.

Son los guardianes de las obras de Dios, sus templos y los caminos que conducen a una evolucion espiritual y engrandecimiento de la conciencia. Tienen el don del discernimiento. y expanden la luz espiritual por todo el cosmos.

«Dios situó al querubín en el lado oriental del Edén para impedir que los seres humanos volvieran a entrar al jardín y accedieran al árbol de la vida». [Gén. 3, 24].

Los querubines también sostienen el trono de Dios. [Sal. 80, 1; 18, 10].

Ezequiel tambipen hace fantásticas y detalladas descripciones. [Ez. 1, 4-28; 10, 3-22].

Sus perfumes característicos son esencia de ámbar, rosas, jazmin, violetas, orquideas, lirio.

Tronos

Estas entidades están relacionadas con las acciones de los hombres. Son entes que antiguamente eran llamados Espiritus de las Estrellas. Llevan un registro de las acciones en todos los tiempos o karmas. Son tambien los constructores del orden universal.

Sus perfumes característicos son flores de lavanda, romero, paraiso, eucalipto, fragancias fuertes.

Segunda Jerarquía

Dominaciones

Son los ángeles que se encuentran entre el límite de lo finito con lo infinito. Rigen dominios de conciencia expandida que es imposible pasar. Solo los Tronos han pasado. El resto accederá cuando Dios los llame nuevamente a su seno. O sea que cuando el Universo sea reabsorbido.

Gustan del perfume de incienso, benjui, mirra, semillas olorosas y todo tipo de perfume poderoso.

Virtudes

Se encuentran en la más alta luz de los esotéricos. Ellos ayudan a la plasmación y concreción de las aspiraciones humanas. Aportan prodigios que reclaman las religiones.

Sus perfumes característicos son de flores silvestres y rosas de todo tipo.

Potencias

Ellos cuidan los planetas, los ordenes cósmicos y el balance entre la materia y el espíritu. Su misión es la de cuidar del reino de Dios en cada uno de sus aspectos. Pueden. como todos los seres con libre albedrío, hacer uso de su discernimiento para tomar partido por un camino u otro.

Gustan de perfumes de esencias oleosas de pinos silvestres, ambar y esencias citricas.

Tercera Jerarquía

Principados

Son los conductores de enormes grupos de personas a través de la historia. Razas, naciones, reinos, paises. Vigilan de cerca las acciones de los gobernantes, reyes y jefes espirituales de los hombres. Vigilantes y conductores.

Esencias dulces y suaves como por ejemplo violetas, rosas, ámbar.

Arcángeles

Son entes espirituales de gran poder que guian a grandes grupos de personas y ejércitos, ya sean de un sector u otro. Tienen a su cargo la responsabilidad de cuidar el órden en los cuatro puntos cardinales. Son los jefes de entidades que están a sus órdenes y trabajan constantemente para cumplir la palabra y orden de Dios. Según la tradicion hebrea, son 7 los arcangeles, pero en la biblia solo se mencionan a 3.

Los siete místicos que están de pie ante Dios, y parece que en ellos tenemos una indicación de un cordón interno que rodea el trono.

  • San Judas
  • 1Tes., 4, 15

Prefieren las flores silvestres, ramas de pino, inciensos como sándalo, mirra, benjui, estoraque, alcanfor, laurel, romero.

Ángeles

Son los mensajeros de Dios. Respetan el orden jerárquico que de no cumplirlo pueden ser castigados al igual que las almas encarnadas. Los ángeles son colaboradores y auxiliares de los seres humanos, están a sus órdenes. No es al revés. Su misión es la de alcanzar los favores y peticiones como así tambien proteger a los que necesitan una ayuda para bien de su alma. Los ángeles están en todas partes. Caminos, bosques, aires, tierras, fuego, agua, etc. No pueden mostrarse por propia voluntad ante las personas si éstas no lo solicitan. Se nutren de la energía del amor y de la mas alta luz que produce la conciencia humana en camino hacia la evolución.

Gustan del perfume de las frutas, flores de arboles y plantas frutales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *