Innato

HONGOS

Innato (o natura-nurtura, traducción muy literal del original en inglés nature-nurture, «naturaleza-crianza») es una expresión referente al antiguo debate respecto a si las características físicas, las enfermedades orgánicas, los trastornos emocionales o incluso el comportamiento de los individuos tienen un origen innato (genético, de nacimiento) o si su origen es social, ambiental, es decir, si se derivan de la educación, de la crianza familiar, del aprendizaje. El debate tenía que ver, pues, con la importancia relativa de las cualidades innatas de un individuo (el entonces llamado nativismo psicológico o innatismo) y las experiencias personales (la crianza, es decir, el empirismo o conductismo) en la determinación o causa de las diferencias individuales en los rasgos físicos y conductuales.

La frase fue acuñada por el científico británico de la era victoriana Francis Galton,[1] [2] [3] inspirado en la obra El origen de las especies, de su primo Charles Darwin, para determinar la influencia de la herencia y del medio ambiente sobre las carreras sociales.[4] El concepto que se halla implícito en esta expresión ha sido muy criticado[3] [4] debido a su simplificación binaria de dos parámetros que en realidad se hallan entrelazados en una red compleja.

La postura de que los seres humanos adquieren todos o casi todos sus rasgos conductuales a partir de la crianza decía que somos una tabula rasa («pizarra en blanco»). Este asunto se consideraba antes una división apropiada de las influencias ambientales, pero desde que se sabe que el funcionamiento de ambos tipos de factores (ambientales y hereditarios) interactúan en el desarrollo de un individuo muchos especialistas de las ciencias del comportamiento consideran, en la actualidad, que el debate ya no tiene sentido y que representa un periodo ya superado en la historia del conocimiento.[5] [6] [6] [7] [8] Se dice que en una ocasión un periodista le preguntó al psicólogo Donald Hebb: «¿Qué contribuye más a la personalidad: la herencia o el ambiente?», y que él contestó con una pregunta: «¿Qué contribuye más al área de un rectángulo: su largo o su ancho?»[9] [10] [11] [12] En otras palabras, la idea de que o bien la naturaleza (lo genético, lo hereditario) o bien la crianza (lo aprendido, la educación, el medio ambiente familiar y social) determina el comportamiento es una especie de falacia de una sola causa.

En las ciencias sociales, este debate puede compararse con el debate structure versus agency, es decir, socialización contra auonomía individual. Para saber más sobre la relación entre el debate innato-adquirido y el lenguaje y otros aspectos universales del ser humano, véase también nativismo psicológico.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *