Ideologización, intereses y encono causas de la discordia social

La Plata (Buenos Aires) (AICA): En su reflexión televisiva semanal en el programa “Claves para un Mundo Mejor”, emitido este sábado por América TV, el arzobispo de La Plata, Mons. Héctor Aguer, expresó su preocupación por la realidad social y política de la Argentina donde frecuentemente se produce entre los dirigentes una separación, un enfrentamiento, una brecha que hace muy difícil que se pongan de acuerdo para resolver los problemas concretos de la gente. Dijo que hay muchas causas de una situación semejante como una ideologización sistemática de toda acción social o política, intereses individuales o sectoriales en contraste con el interés nacional, y finalmente el encono. Luego afirmó que el problema de la discordia es una característica de la vida social y política de la Argentina desde los orígenes y que si bien los conflictos son inevitables en una sociedad ellos están para ser resueltos y no para agravarlos de un modo intencional.
En su reflexión televisiva semanal en el programa “Claves para un Mundo Mejor”, emitido este sábado por América TV, monseñor Héctor Aguer, arzobispo de La Plata y miembro de la Academia Nacional de Ciencias Morales y Políticas, expresó su preocupación porque “cualquier observador objetivo de la realidad social y política de la Argentina puede constatar que, frecuentemente, se da entre los dirigentes una separación, un enfrentamiento, una brecha que hace muy difícil que unos y otros se pongan de acuerdo para resolver los problemas concretos de la gente”.

Comentó que “hay muchas causas de una situación semejante” como las “causas ideológicas, sobre todo una ideologización sistemática de toda acción social o política” y “los intereses individuales o sectoriales en contraste con el interés nacional, que se pierde de vista. Y finalmente el encono”.

Luego afirmó que “el problema de la discordia, que es una nota característica de la vida social y política de la Argentina desde los orígenes” y que si bien “los conflictos son inevitables en una sociedad” ellos “están para ser resueltos y no para agravarlos de un modo intencional”.

“Peor aún si la acción política o la acción social se inspiran en una teoría del conflicto según la cual hay que provocarlo, hay que provocar las contradicciones porque de esa manera imponiéndose al adversario que se considera un enemigo se adquiere el poder necesario para impulsar los cambios, las transformaciones que se pretende realizar”, aseguró

El prelado platense explicó que “de acuerdo a esta teoría, el desarrollo de una sociedad depende, precisamente, de la agudización de los conflictos” y que “cuesta creer y aceptar que quienes están enfrentados políticamente, o los agentes sociales que sustentan posiciones diversas acerca de la realidad, no puedan coincidir en ciertas cuestiones objetivas, básicas, referidas a las necesidades inmediatas de la población. Esto es más que nada evidente en el orden municipal, donde se advierten los problemas barriales, pero se puede observar también a nivel general de la vida argentina”.

También comentó que “la Doctrina Social de la Iglesia proporciona una interpretación teológica de este mal del encono que agrava los conflictos” y que “la división exacerbada, el continuo enfrentamiento, la discordia, tienen su origen en la ruptura originaria que es el pecado, la raíz profunda de todos los males. Pongamos por ejemplo el orgullo, el egoísmo, la codicia. Dios es puesto de lado, y la ruptura del hombre con Dios se proyecta en la ruptura del hombre con su prójimo, que ya no puede considerarse un hermano. Entonces la vida social queda entregada a la dialéctica destructiva que impide la concorde resolución de los conflictos”.

Mons. Héctor Aguer destacó que “el Mandamiento del amor, que es el centro del mensaje del Evangelio, tiene una proyección social, cultural y política capaz de inspirar todas las relaciones humanas, de purificarlas y elevarlas, de tal manera que este criterio del amor, del amor recíproco, constituya una sólida base de la dedicación de los distintos agentes sociales y políticos a la búsqueda del bien común”.

Y fundamentó su aporte en el Compendio de Doctrina Social de la Iglesia “que hace referencia a lo que podríamos llamar la amistad civil o amistad social”, cuando dice: “El significado profundo de la convivencia civil y política no surge inmediatamente del elenco de los derechos y deberes de la persona. Esta convivencia adquiere todo su significado si está basada en la amistad civil y en la fraternidad. El campo del derecho, en efecto, es el de la tutela del interés y el respeto exterior, el de la protección de los bienes materiales y su distribución según reglas establecidas. El campo de la amistad, por el contrario, es el del desinterés, el desapego de los bienes materiales, la donación, la disponibilidad interior a las exigencias del otro. La amistad civil, así entendida, es la actuación más auténtica del principio de fraternidad, que es inseparable de los de libertad y de igualdad”.

“Y culmina con un juicio histórico que nos concierne: “Se trata de un principio que se ha quedado en gran parte sin practicar en las sociedades políticas modernas y contemporáneas, sobre todo a causa del influjo ejercido por las ideologías individualistas y colectivistas”.

A modo de conclusión recordó que “para la Doctrina Social de la Iglesia la actividad política y la actividad social están tan vinculadas con la caridad que se habla, sin más, de caridad social, de caridad política. Aquí está el principio clave. A partir de aquí, entonces, ¿qué acuerdo no es posible para resolver aquellas cuestiones objetivas, básicas, que hacen al bienestar de la población?”.+

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *