Ictiosaurios de Torres del Paine

Existen pocos ejemplos en la naturaleza que grafiquen con tanta elocuencia el concepto de convergencia evolutiva como lo hacen delfines, tiburones e ictiosaurios.

Sus formas hiperhidrodinámicas, velocidades, hábitos ca­zadores y el medio en que se desenvolvían, los volvieron en apariencia similares. Sin embargo, los delfines son mamí­feros, los tiburones son escualos y los ictiosaurios, reptiles.
No están emparentados en ningún sentido, de tal forma que los delfines están más relacionados con nosotros, los seres humanos, que con los ictiosaurios. Ahora, si agregamos a lo anterior que estos animales fueron señores de los océanos durante la era de los dinosaurios, se tornan organismos aún más fascinantes.

Los ictiosaurios (del griego ichtyos=pez y saurus=reptil) eran grandes reptiles marinos (no dinosaurios), que domi­naron los mares entre los 250 millones de años (Triásico) y los 90 millones de años (Cretácico superior) y se extin­guieron 25 millones de años antes que los dinosaurios, en el evento Cretácico/Paleógeno.

Su génesis se halla en el Triásico, período durante el cual evolucionaron a partir de reptiles terrestres que volvieron al agua, en forma análoga a los cetáceos. Fueron especialmente abundantes en el período Jurásico (200 a 145 millones de años atrás), hasta que fueron reemplazados como los depredadores acuáticos dominantes, por los plesiosaurios en el Cretácico (145 a 65 millones de años atrás).

Los ictiosaurios promediaban 2 a 4 metros de longitud, aunque podían ser más grandes, con una cabeza delfinoide y un largo hocico dentado. Tenían una aleta caudal grande y sus extremidades se adaptaron para ser usadas como timones. Eran cazadores activos que respiraban en la superficie, como los delfines y vivíparos, es decir, a diferencia de la mayoría de los reptiles de la época, no ponían huevos, sino que parían a sus crías.

Se han encontrado en Alemania algunos extraordinarios fósiles del Jurásico con fetos fosilizados en el interior de sus madres. Los ictiosaurios estaban diseñados para la velocidad (podían nadar a velocidades de hasta 40 km/h) y al parecer también eran excelentes buceadores de profundidad.

Ictiosaurios en Torres del Paine
En Chile existen pocos vestigios de ictiosaurios en rocas jurásicas y cretácicas. Sólo un bloque de roca con restos fragmentarios, transportado por un glaciar en el Parque Nacional Torres del Paine, reportado en el año 2003 y una sola vértebra descubierta por el Dr. Guillermo Chong en Antofagasta, eran nuestro pobre registro de estos anima­les.

En Argentina sólo existen referencias a partir de los 2000 km al norte de Torres del Paine. Por lo anterior, la exploración paleontológica de las rocas próximas al glaciar Tyndall realizada por investigadores de INACH y la Univer­sidad de Heidelberg, Alemania, en febrero de 2008, tenía muchas expectativas. Esta localidad fue escogida gracias a la información emanada de un equipo de glaciólogos de la Universidad de Magallanes, quienes un par de años antes habían descubierto restos óseos en la roca desnuda dejada por el retroceso del glaciar.

El hallazgo no pudo satisfacer más las expectativas: de­cenas de esqueletos articulados, varios de ellos completos, pertenecientes al grupo de ictiosaurios platipterigios, es decir, el último grupo en desaparecer de la faz de la Tierra, hace unos 90 millones de años, a comienzos del Cretácico Superior.

Su locación los convierte en los ictiosaurios completos más australes del mundo y su hallazgo se vio acompañado por una rica fauna de ammonites, belemnites, innoceramidos y peces en muy buen estado de conservación, junto con restos de maderas fósiles y palinomorfos. La abundancia y calidad de los restos hallados en Torres del Paine es única para el Cretácico, aun más que localidades de importancia mundial, como Holzmaden en Alemania.

Los fósiles del Tyndall se encuentran con problemas de conservación. Las rocas han quedado expuestas a los elementos, que ya han comenzado a actuar sobre los res­tos óseos. Se ha detectado acción erosiva del hielo y más recientemente, acción hídrica. Algunas piezas ya han sido transportadas y sus cantos redondeados pierden la forma. Es urgente emprender el estudio y conservación de los mejores ejemplares.

Colaboración Chileno-Alemana
A raíz del éxito del proyecto prospectivo, durante el 2007 el equipo conformado por los paleontólogos alemanes Wolfgang Stinnesbeck y Eberhard Frey, de la Universidad de Heidelberg y Museo de Historia Natural de Karlsruhe res­pectivamente, en conjunto con un equipo de investigadores chilenos, liderados por el autor, presentaron un proyecto a la «Forschungskooperationen mit Entwicklungsländern DFG/BMZ Programm» de Alemania.

El proyecto resultó finan­ciado y contempla el estudio detallado de los ictiosaurios, el ambiente en que vivieron, la edad más probable de los afloramientos, entre otros muchos aspectos. Para ello el proyecto contempla la participación de más de 20 científi­cos líderes en sus disciplinas, que le darán un fuerte acento multidisciplinario.

Por otro lado, contempla la formación de capital humano, es decir, jóvenes profesionales y estudiantes de carreras científicas de Magallanes y de otras regiones de Chile. Tal es el caso de Judith Pardo, licenciada en Biología de la Universidad de Magallanes y ahora becaria de la DAAD y la Universidad de Heidelberg para realizar sus estudios de doctorado en Alemania.

El Parque Nacional Torres del Paine es anualmente visitado por alrededor de 100 mil turistas y es considerado dentro de los escenarios de importancia mundial por UNESCO. Sin embargo, los visitantes no reciben información acerca de la historia geológica y paleontológica Mesozoica del parque. Por ello, el área ofrece la excelente oportunidad de proveer información de alta calidad a los visitantes. Por otro lado, un ejemplar de ictiosaurio, extraído y preparado por expertos, permitiría crear un centro de exposición permanente en el parque, agregando un geo-componente a la diversidad de sus atractivos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *