Honduras: de los grandes titulares a la conciencia popular

El mundo no terminaba de salir de su asombro cuando la imagen del rey del pop, Michael Jackson, y la del no tan conocido presidente de Honduras, Manuel Zelaya, compartieron las portadas de los diarios el 26 de junio de 2009. Del primero se decía que había muerto, del segundo se contaba la crónica de cómo había ingresado a la base principal de la Fuerza Aérea de Honduras a tomar por la fuerza unas boletas para realizar dos días después una consulta que iniciaría el proceso de crear una nueva Asamblea Nacional Constituyente de naturaleza popular.

 

Lo que pasó en Tegucigalpa en la madrugada del 28 de junio fue uno de los acontecimientos más importantes que registró 2009. El mismo día en que se iba a celebrar una consulta nacional, el presidente Zelaya era secuestrado por parte del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas en confabulación con el Congreso Nacional y la Corte Suprema de Justicia. A partir de entonces, y durante varias semanas, los titulares de todos los grandes medios destacaban la llamada “crisis política” o golpe de Estado militar que atravesaba la otrora conocida como la República del Banano.

Los ojos del mundo El día de la consulta, los hoteles circundantes a Casa Presidencial amanecieron llenos, con decenas de observadores de la Organización de Estados Americanos (OEA), que ha bían llegado al país para verificar el proceso (esta misma organización había avalado dicha iniciativa en su Asamblea General, llevada a cabo 25 días antes en San Pedro Sula). Este marcado apoyo generaba gran expectativa, sobre todo porque se contraponía a las denuncias de ilegalidad emitidas por el poder legislativo y el judicial. También había llegado un considerable grupo de periodistas de distintas nacionalidades.

La acción militar no tomó en cuenta este importante aspecto y arremetió con violencia y poco tino, a pesar de tener los ojos del mundo vigilando de cerca. En la capital se cortó la luz, los diarios no salieron a la hora acostumbrada y las emisoras de radio permanecían en silencio. A pesar de esto, y gracias a los tan abundantes teléfonos móviles, la información comenzó a fluir vía mensajes de texto o “mensajitos”, como se les suele llamar, en una especie de “pasa la voz” abrumadoramente efectivo. El mensaje más difundido decía: “Secuestraron a Mel, hay que ir a presidencial”.

Este aspecto también se les pasó por alto a los golpistas. Acostumbrados a la década de los setenta, creyeron que con callar a los tradicionales medios de difusión masiva se lograba el objetivo del silencio. Sin embargo, y debido al aviso a menos de una hora del secuestro1 la gente comenzó a llegar a las afueras de Casa Presidencial a exigir noticias del mandatario. Cuatro horas más tarde, durante los primeros enfrentamientos entre soldados y civiles, se anunció la creación de la página www.hablahonduras.com, el primer órgano de divulgación popular abiertamente contrario al golpe.

Al regresar la luz también se iluminó el verdadero rostro de los medios tradicionales, propiedad de los grandes empresarios del país, que llevaban cámaras y micrófonos al legislativo en donde se leía una carta falsa con firma falsa, que supuestamente era de autoría de Zelaya y que anunciaba su renuncia. Los periodistas y presentadores celebraban la defensa de la democracia y colocaban a los diputados en el podio de los héroes de la patria.

Este grupo empresarial mediático lo lidera Carlos Roberto Flores Facussé, ex-presidente de Honduras (1998 – 2001) y dueño de La Tribuna. Este periódico fue el pilar fundamental del golpe, junto a los diarios La Prensa y El Heraldo (del multimillonario Jorge Canahuati Larach) y los canales de televisión 3, 5 y 7 (del magnate Rafael Ferrari), así como al resto de las familias opuestas al presidente Zelaya que controlan el 90 por ciento de la riqueza que produce el país (Juan Canahuati, el banquero Camilo Atala y el maderero José Lamas, entre otros)2.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *