Hitos en la historia del Teatro Colòn

Desde 1908 hasta 1925, el Teatro Colón fue organizado con el sistema de empresas concesionarias ligadas con la Municipalidad de Buenos Aires por contratos, que determinaban sus obligaciones artísticas y financieras, y bajo el control de comisiones especiales en las que se trataba de dar representación a los abonados. Este sistema no funcionó, ya que el público exigía un repertorio que abarcara más que el italiano, el predominante de las compañías concesionarias.

En 1925 la Municipalidad de Buenos Aires crea los cuerpos estables del Teatro Colón –la Orquesta, el Coro, el Ballet y el cuerpo técnico– y durante cinco años se sucedieron temporadas de explotación mixta (concesionarios-Municipalidad).

En 1931 los ediles porteños decidieron municipalizar de manera definitiva al Teatro Colón, en forma de servicio público, con patrimonio propio.

En 1937 se crea la Escuela de Ópera del Teatro Colón, que en 1960 pasará a llamarse Instituto Superior de Arte del Teatro Colón a instancias de los maestros Alberto Ginastera, Enrique Sivieri y Michel Borovsky. Instrumento fundamental de la tarea docente del Teatro, el Instituto funcionaba en diferentes pisos del edificio, dictándose las carreras de Danza clásica, Canto lírico, Régie, Dirección musical de ópera y Caracterización teatral.

En 1961 se incorpora a las actividades permanentes del Teatro Colón a la Orquesta Filarmónica de Buenos Aires, creada en 1946 y que desde 1950 ofrece ciclos de concierto de abono en esta sala y participa en los espectáculos del Ballet Estable del Teatro Colón.

En 1969 la Municipalidad de Buenos Aires crea la Ópera de Cámara del Teatro Colón, conformado su elenco con algunos de los más notables cantantes de la casa.

En 1989 se declara al Teatro Colón “Monumento Histórico Nacional”.

En 1990 se crea el Centro de Experimentación del Teatro Colón, con el fin de promover las actividades artísticas de vanguardia.

En 2008 la Legislatura porteña sanciona la Ley de Autarquía del Teatro Colón.

La Ley de Autarquía del Teatro Colón y reformas institucionales recientes

La Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires sancionó el 11 de septiembre de 2008 la Ley de Autarquía del Teatro Colón, que crea el Ente Autárquico Teatro Colón en el ámbito del Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, con personería jurídica propia, autonomía funcional y autarquía financiera. Su misión es la de “crear, formar, representar, promover y divulgar el arte lírico, coreográfico, musical -sinfónico y de cámara- y experimental, en su expresión de excelencia de acuerdo a su tradición histórica, en el marco de las políticas culturales de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires”.

La ley viene a resolver, además, viejos y conocidos problemas en la gestión del Teatro. En efecto, esta nueva norma crea las condiciones para una administración más moderna, al permitirle ahora al Teatro Colón un manejo más eficiente, independiente y transparente de sus recursos.

La Ley establece que quien ejercerá la Dirección del Ente será un Directorio de cinco integrantes: un Director General con amplias funciones y responsabilidades, un Director Ejecutivo y tres Directores Vocales, uno de los cuales deberá ser elegido por los trabajadores. Son designados y removidos por el Jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. Sus funciones cesan de forma inmediata cuando, por cualquier causa, cesen las funciones del Jefe de Gobierno que los designó.

El Ente Autárquico del Teatro Colón, según lo establece la Ley, contará con una Unidad de Control de Gestión, cuyo Director será designado por el Jefe de Gobierno. Sus funciones serán, entre otras, la de fiscalizar la administración del Ente, examinar su contabilidad y documentación cuando crea conveniente, dictaminar sobre la memoria y balance anual, y controlar el plan de gestión de la política pública cultural que desarrolla el Ente.

En febrero de 2009 el Jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Ing. Mauricio Macri, designa Director General y Artístico del Teatro Colón el Maestro Pedro Pablo García Caffi, de reconocida trayectoria en el Teatro Argentino de la ciudad de La Plata, en la Orquesta Filarmónica de Buenos Aires y en la Cameratta Bariloche.

Inmediatamente después, García Caffi designa a los directores de las áreas artísticas y escenotécnicas del Teatro y aprueba una amplia reforma de su estructura orgánica, llevando la dotación de empleados de 1300 a 808 y adecuando los nuevos cargos y funciones a un modelo de teatro de producción más moderno y actual.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *