HISTORIA RECIENTE DE ARGELIA

En 1988, estalló una crisis económica que no hizo sino evidenciar la fractura social y política que se había ido abriendo en el país a lo largo de últimos años.Debido a las huelgas y a los numerosos enfrentamientos entre los manifestantes, en su mayoría jóvenes, y las fuerzas de seguridad, Benyedid optó por iniciar una tímida reforma política con el fin de asegurar el monopolio del FLN en la vida política del país. Reelegido en diciembre de ese año para un tercer periodo de cinco años, se aseguró la aprobación de una nueva Constitución en febrero de 1989, que se ratificó por referéndum, y mediante la que se permitió el libre acceso de otros grupos a la escena política.

En las elecciones departamentales y municipales de 1990, los integristas del Frente Islámico de Salvación derrotaron al FLN por un amplio margen. En enero de 1992, después de haberse celebrado la primera vuelta de las elecciones legislativas, en las que el FIS había quedado en primera posición, y ante el temor de que los fundamentalistas islámicos se hicieran con el control de la Asamblea, un grupo de militares y funcionarios civiles forzaron a Benyedid a dimitir. Anularon la segunda vuelta, declararon el estado de emergencia, disolvieron el Parlamento y establecieron un denominado Comité Superior de Estado con Mohammed Budiaf como presidente. Esto precipitó el inicio de un conflicto violento entre el gobierno y las fuerzas de seguridad, por un lado, y los extremistas islámicos, por otro.

Los islamistas pasaron entonces a crear un brazo armado (el Ejército Islámico de Salvación, del que poco después surgiría una escisión mucho más violenta y siniestra, el Grupo Islámico Armado) que inició su campaña de atentados contra soldados, oficiales, policías y sus familias, así como contra extranjeros, intelectuales y profesores, destacadas mujeres ‘no islámicas’ y cualquiera que fuera sospechoso de tendencias prooccidentales o progubernamentales. El gobierno respondió con detenciones (y ejecuciones sumarias) de cualquiera que fuera sospechoso de estar implicado con los islamistas.

Cuando Budiaf fue asesinado en junio de 1992, Alí Kafí fue nombrado para sustituirlo en la jefatura del Estado. Se estableció entonces una presidencia colectiva formada por cinco miembros, conocida como el Consejo Supremo, con Kafí a su frente.

En marzo de 1993 Argelia suspendió sus lazos diplomáticos con Irán y Sudán, a los que acusó de apoyar la violencia integrista. En enero de 1994, el Consejo Supremo nombró al ministro de Defensa, Liamín Zerual, presidente de Argelia durante un periodo interino de tres años, que se esperaba condujera a nuevas elecciones multipartidistas, momento en el que sería sustituido.
Antiguo diplomático y soldado de carrera que luchó por la independencia de Argelia desde Francia, Zerual dio un amplio margen para negociar con el Frente Islámico de Salvación y otros grupos islamistas. La violencia continuó durante 1994, y en octubre Zerual admitió que había fracasado en su intento por comenzar un diálogo constructivo con los militantes del FIS. La propuesta de paz (conocida como Plataforma de San Egidio, por ser en esta comunidad católica próxima a Roma donde se firmó) diseñada en enero de 1995 por varios grupos de oposición al régimen, incluido el FIS, fue rechazada por el gobierno. En noviembre de ese mismo año se celebraron elecciones presidenciales que dieron la victoria a Zerual, quien llevó a cabo tímidos cambios constitucionales que no dejaron satisfecha a gran parte de la población argelina. Ejército y grupos armados integristas, como el Grupo Islámico Armado, el más radical de todos ellos, continuaron entregados a una sangrienta guerra que ha causado ya la muerte a unas 100.000 personas.
Liamin Zerual
Liamin Zerual
La violencia fue especialmente cruenta desde los primeros meses de 1997, coincidiendo con el mes del Ramadán. Las elecciones legislativas, celebradas el 5 de junio de ese año con el fin de configurar la nueva asamblea integrada por 380 escaños, fueron ganadas por la Agrupación Nacional Democrática (RND), grupo creado en torno al presidente Zerual, que contó con el respaldo de varios grupos de ideología diversa. La oposición que participó en los comicios (Frente de Liberación Nacional, Frente de Fuerzas Socialistas, Movimiento de la Sociedad por la Paz, Partido de los Trabajadores) denunció numerosas irregularidades, en tanto que el Frente Islámico de Salvación y el Movimiento por la Democracia en Argelia los boicotearon.
El presidente Buteflika
La proliferación de matanzas de civiles, atribuidas a los islamistas, durante el verano de 1997 provocó la publicación, por vez primera, de un llamamiento del FIS en el que se instaba a luchar contra el terrorismo, aunque de modo ambiguo. Por su parte, el EIS, brazo armado del FIS, emitió un comunicado en el que declaraba un alto el fuego incondicional a partir del 1 de octubre. Ese mismo mes se inició la campaña de las elecciones municipales y departamentales, salpicada de nuevas matanzas. Con estos comicios, el régimen argelino pretendía cerrar el proceso de constitución de un nuevo sistema institucional puesto en marcha por Zerual tras su confirmación en el cargo dos años antes.
El presidente Buteflika
De este modo, la reforma constitucional votada en referéndum en noviembre de 1996 y las legislativas de junio de 1997 quedaban completadas con la elección de cargos municipales y departamentales, que serían los encargados de designar a los dos tercios de los miembros del Consejo Nacional (cámara alta), en tanto que el tercio restante sería nombrado directamente por el presidente. Pese a ello, la abstención fue la nota dominante en los comicios, ganados por los partidos gubernamentales y cuyos resultados no fueron reconocidos por la oposición, que decidió boicotear la constitución de las asambleas locales y departamentales. En el mes de diciembre de 1997 y enero de 1998, coincidiendo de nuevo con el Ramadán, se produjeron nuevas matanzas. «Argelia»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *