Herpes zóster

¿Qué es? desplegar

El Herpes zóster también llamado culebrilla, es la reactivación de un virus latente o en letargo (varicela) acantonado en el sistema nervioso central.Cuando el virus se activa, se extiende a través del sistema nervioso, por los ganglios de las raíces dorsales de los nervios sensitivos de la médula espinal, causando la aparición de ampollas (vesículas) características, de distribución segmentaria (que sigue el recorrido de los nervios).Puede aparecer a cualquier edad pero lo más común es que se presente a partir de los 50 años.

Síntomas de Herpes zósterdesplegar

A los 4 ó 5 días de la aparición de unos síntomas generales inespecíficos (escalofríos, fiebre, malestar, náuseas y diarrea), aparecen en una zona de la piel que previamente suele ponerse especialmente sensible, ampollas rojas dolorosas.Las ampollas aparecen sobre una tira ancha de piel enrojecida a lo largo de los recorridos del nervio sensorial en una zona determinada de la piel.Aparecen más frecuentemente en el pecho y abdomen y en la cara y se extienden solamente por una mitad del cuerpo.Provocan dolor o quemazón dolorosa en la piel afectada.

Causas de Herpes zóster desplegar

El herpes zóster es causado por el herpesvirus varicela-zóster, el mismo virus que causa la varicela.Puede permanecer en letargo en la espina dorsal hasta que es «despertado» por determinados factores de riesgo.Aún no se conocen todos los factores de riesgo.

Factores de riesgo desplegar

Adultos mayores de 50 años.Uso de medicamentos contra el cáncer o inmuno-depresivos.Enfermedades que reduzcan las resistencias del organismo, como:Enfermedad de Hodgkin. Leucemia o linfoma. Radiación o cirugía.

Prevención de Herpes zóster desplegar

La única prevención consistiría en no sufrir la varicela, por lo que -hoy por hoy- no es posible prevenir el herpes zóster.Sí se puede prevenir el que sea muy intenso, mediante la toma, lo más precozmente posible, de un medicamento antivírico (Aciclovir o Famciclovir); aunque su coste, efectos secundarios y la necesidad de tomarlo lo antes posible impiden su uso generalizado.

Diagnóstico y tratamiento desplegar

DiagnósticoEl diagnóstico no es posible normalmente hasta que aparece el sarpullido.Antes de su aparición, los síntomas pueden simular una enfermedad vírica, apendicitis, pleuresia u otras afecciones.Las pruebas de diagnóstico incluirán análisis de sangre de laboratorio y cultivos del líquido emanante de las ampollas, así como una biopsia de piel (ésta última en raras ocasiones). TratamientoEl objetivo principal del tratamiento es aliviar al máximo la picazón y el dolor, normalmente con medicación oral y de uso tópico. Medidas GeneralesAl bañarse, lave y seque las ampollas delicadamente.No vende las heridas.Aplique compresas húmedas frías si esto le alivia el dolor.Sumérjase en la bañera llena de agua tibia o fresca en la cual haya echado previamente unos copos de avena o fécula de maíz.El tratamiento más difícil es el del dolor en el recorrido nervio, que puede permanecer una vez que la piel queda limpia de ampollas (Neuralgia postherpética). Desafortunadamente, hoy por hoy, no tiene prevención. MedicaciónAplique una loción de calamina sobre las ampollas.Para reducir las molestias, utilice medicamentos sin prescripción médica, como el paracetamol.Utilice analgésicos más fuertes si fuera necesario, como las combinaciones con codeína.Utilice tranquilizantes durante un período breve.También se le puede prescribir una medicación anti-vírica.Las inyecciones para bloquear el nervio serán prescritas por el médico en casos de gravedad.

Posibles complicaciones desplegar

Infecciones secundarias en las ampollas del herpes zóster.Dolor crónico que persiste durante meses o años en los nervios sensoriales en el lugar donde aparecieron las ampollas (neuralgia post-herpética); se da especialmente en las personas de la tercera edad.Ulceración de la córnea, si se afecta el ojo.

Pronóstico desplegar

El sarpullido desaparece en unos 14 a 21 días.El dolor en el nervio puede persistir durante un mes más o incluso más. El primer episodio normalmente inmuniza contra el herpes zóster, pero no siempre, pudiéndose sufrir más de un ataque.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *