Hay que poner un precio a la biodiversidad?

Un nuevo enfoque es poner de relieve los servicios prestados por la biodiversidad, por tanto, valoran sus contribuciones. Pero este enfoque es suficiente?

Del 18 al 29 de octubre, la ciudad de Nagoya en Japón, verter todo en cuenta los problemas mundiales en ciencias políticas y representantes de asociaciones relacionadas con el estado de la biodiversidad. No será el anfitrión de la 10 ª «Conferencia de las Partes» de los signatarios de la Convención sobre la Diversidad Biológica, adoptado en 1992 en la Cumbre de la Tierra en Río de Janeiro. En 2002, en Johannesburgo, los Jefes de Estado de todo el mundo se comprometieron a reducir de forma significativa en 2010, la erosión de la biodiversidad. En Nagoya, que no tendrá más remedio que reconocer el fracaso de esta ambición. Creer que la preservación de la biodiversidad, como tal, no es motivación suficiente. Recientemente, otro enfoque, esperamos más emocionante, es cada vez mayor: el protagonismo de la importancia económica de los servicios de los ecosistemas: por ejemplo, la purificación del aire y del agua, reciclaje de materia orgánica, la regulación del clima, o la producción de bienes de consumo. En Nagoya, el economista indio Pavan Sukhdev presentará las conclusiones finales del estudio «La Economía de los Ecosistemas y la Biodiversidad», que vuela desde mayo de 2007, a petición de la Comisión Europea. Para Bernard Chevassus-au-Louis, que el trabajo coordinado similar en 2009 para el Centro de Análisis Estratégico, el enfoque que valora los beneficios económicos de la biodiversidad en realidad de incentivos, a pesar de sus imperfecciones. Para Laurent Piermont, presidente de CDC-Biodiversidad, una filial de la Oficina de Depósito y consignación, no es suficiente: los mecanismos de compensación de los daños son esenciales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *