¿Hay bacterias en el intestino que nos hacen engordar?

07/09/2013 – Dr Antonio López Farré

  • El deporte, como hemos comentado ya muchas veces, es una de las mejores maneras de luchar contra la obesidad ya que nuestro organismo a la hora de hacer deporte consume energía
  • En ejercicios superiores a una hora de duración los expertos aconsejan tomar tres vasos de agua una hora antes de iniciar el ejerci
  • Investigadores descubren una proteína clave para la protección del intestino frente a las bacterias

 

 

 

La practica deportiva es un buen remedio para luchar contra la obesidad. Si hablamos de deporte, estamos en el fin de semana clave para conocer si Madrid será sede de los Juegos Olímpicos del año 2020 y este es motivo suficiente para dedicar estas líneas de Teinteresa al deporte, la obesidad y la alimentación.

El deporte, como hemos comentado ya muchas veces, es una de las mejores maneras de luchar contra la obesidad ya que nuestro organismo a la hora de hacer deporte consume energía y por lo tanto además de consumir calorías mediante el ejercicio físico, deberemos cuidar nuestra alimentación.

Hay unos elementos básicos que nos aportan energía a la hora de hacer deporte como son aquellos que son fuente de hidratos de carbono entre los que se encuentran el pan, las galletas, los cereales, la pasta, el arroz o los los frutos secos. También se necesitan otros alimentos que podríamos denominarlos como reguladores que son aquellos que nos aportan vitaminas y minerales fundamentalmente. Entre estos alimentos estarían las frutas, las verduras, las hortalizas y las legumbre. No debemos olvidarnos tampoco del aporte proteico que lo obtendríamos de la carne, el pescado y los huevos.

Es evidente que hasta aquí más o menos todos conocemos que tenemos que surtir a nuestro cuerpo de todos los tipos de alimentos anteriormente citados. Pero también es evidente que dependiendo del tipo de deporte que practiquemos deberemos variar nuestra dieta alimenticia. No es lo mismo para nuestra alimentación que practiquemos un deporte de fuerza, que uno de resistencia o de velocidad. El gasto energético requerido para cada uno de esos tipos de deporte será diferente y por lo tanto también será diferente nuestras necesidades de suministro energético de los alimentos que tenemos que tomar. Como ejemplo, los deportes de fuerza requerirán entre 4500-4700 kilocalorías por día mientras que los de resistencia necesitarán alrededor de 3500 kilocalorías por día.

Otro factor importante a la hora de la alimentación de las personas que hacen deporte es el momento de actividad que se encuentre el deportista. No es lo mismo que esté en las horas previas a una competición, que en la fase de recuperación o de entrenamiento. Por ejemplo, en la fase de recuperación dicen los expertos que sería la fase en la que la alimentación debe estar dirigida a aumentar las reservas de energía. Eso se consigue a través de cinco comidas diarias, tres de ellas más abundantes en las que debería aportarse un 25% del total de kilocalorías  y el resto en dos comidas adicionales secundarias.  Si lo repartiéramos en cuatro comidas, un reparto porcentual bueno del aporte energético sería: Desayuno: 5-25%;
 Almuerzo:25-35%;
Merienda: 10-15%
;Cena: 5-35%

¿Como conseguimos entonces almacenar energía?. Pues probablemente una de las mejores maneras es mediante la ingesta de proteínas y algo de grasa. Eso se puede conseguir mediante cocidos de carne, pescados, conservas etc. Sin embargo, antes de una competición el aporte debe ser de hidratos de carbono a través de alimentos como la pasta o el arroz.

Otro factor importante unido a la alimentación es la hidratación. La deshidratación influye muy negativamente en el rendimiento del deportista pudiendo incluso provocar sensación de mareo y náuseas.

En ejercicios superiores a una hora de duración los expertos aconsejan tomar tres vasos de agua una hora antes de iniciar el ejercicio, seguido de dos vasos 15 minutos antes y un vaso cada 20 minutos aproximadamente durante el ejercicio. También si el ejercicio físico es muy prolongado, interesa consumir algún tipo de hidrato de carbono que puede conseguirse mediante la ingesta de alguna galleta o chocolatina.

La practica deportiva es un buen remedio para luchar contra a obesidad. La obesidad es una enfermedad que se produce mediante la acumulación de grasa de forma excesiva. Las causas de la obesidad son muy variadas e incluyen desde factores genéticos, enfermedades endocrinológicas, estilo de vida y por supuesto la dieta. Pero entre estos factores esta semana según una publicación aparecida recientemente en una prestigiosa revista científica, Science, deberíamos incluir también a las bacterias que tenemos en el intestino. Según un grupo de científicos de la Universidad Washington en San Louis los humanos más gruesos tienen, en comparación los delgados, una proporción diferente de determinadas bacterias encargadas de la digestión y el equilibrio energético.

Al nacer, nuestra flora intestinal es muy reducida, y esta se desarrolla en los primeros días de nuestra vida. Ya hemos comentado desde estas mismas páginas de Teinteresa, que en la edad adulta nuestros intestinos contienen billones de bacterias y que son fundamentales para la digestión y metabolización de los alimentos que tomamos. Un tipo de estas bacterias son las Bacteroidetes y según estos investigadores norteamericanos, en las personas obesas solo un 5% total de sus bacterias intestinales son Bacteroidetes mientras que en las delgadas el porcentaje llega a un 20%. Sin embargo los obesos tenían un porcentaje más elevado en su flora intestinal de otro tipo de bacteria llamadas Firmicutes. Cuando a estas personas obesas se les sometió a dietas para adelgazar, creció en su flora intestinal el porcentaje de Bacteroidetes y se redujo el de Firmicutes.

Es conocido que no todas las personas se benefician por igual y en la misma medida del binomio alimentación-ejercicio físico. En concreto se piensa que hay un componente genético que hace que algunas personas se beneficien más que otras al combinar ejercicio físico y dieta.  Ahora habría que conocer si es que en estas personas el ejercicio físico favorece más el crecimiento en su flora intestinal de la bacterias del tipo Bacteroidetes.

Quedan pocas horas para conocer el resultado de la votación de los miembros del Comité Olímpico Internacional y saber si Madrid será sede Olímpica en 2020. Estoy seguro que lo será porque el trabajo realizado bajo la dirección maestra de Alejandro Blanco, Presidente del Comité Olímpico Español, fue increíble. Por circunstancias he tenido la suerte de conocer algunos detalles de la candidatura. Las incontables horas dedicadas por Alejandro Blanco y por todas las personas que han trabajado en esta candidatura, sin descanso, con gran ilusión y entusiasmo merecen, y mucho, el premio final. El trabajo está hecho, y desde estas páginas de Teinteresa solo nos  queda desear la mayor de las suertes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *