HÁBITOS ALIMENTICIOS La dieta mediterránea acaba con la depresión

La dieta mediterránea reduce el riesgo de padecer una enfermedad depresiva. Esto significa que una alimentación sana protege la psique, como han descubierto investigadores españoles.

El aceite de oliva de la dieta mediterránea

En la cuenca del mar Mediterráneo no faltan en el menú el pescado, la fruta, las verduras, las legumbres y los frutos secos. Es sabido que esta combinación de alimentos protege de las enfermedades coronarias. Pero también parece que protege la psique. Sus propiedades saludables hace que disminuya el riesgo a sufrir una depresión.

Investigadores de la Universidad de Navarra en Pamplona (España) han realizado un estudio sobre los hábitos alimenticios de 10.000 estudiantes durante el período temporal comprendido entre 1999 y 2005. Con posterioridad, los científicos reconocieron a los participantes en el experimento para detectar quienes padecían alguna depresión. Antes del comienzo del estudio ninguno de ellos era depresivo, pero al cabo de apenas cuatro años y medio 480 habían enfermado de este trastorno del estado de ánimo. En la mayor parte de los casos se trataba de personas cuyo modo de alimentación no era la dieta mediterránea. Por el contrario, los que basaron sus patrones dietéticos en ella redujeron el riesgo a sufrir una depresión en un 30%.

Los investigadores desconocen las razones exactas del por qué la nutrición mediterránea previene contra las depresiones. Posiblemente desempeñen un papel importante las grasas no saturadas y las vitaminas, que contribuyen a fortalecer la salud física al favorecer la circulación sanguínea y proteger de las inflamaciones. Y un cuerpo saludable es un requisito indispensable para una mente sana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *