Grave enfrentamiento entre los patriarcados de Moscú y de Constantinopla

EL ARRESTO DEL MONJE EFRAIM, ABAD EN EL MONTE ATHOS

Grave enfrentamiento entre los patriarcados de Moscú y de Constantinopla

El segundo rechaza las injerencias del primero y lo acusa de tratar de aprovecharse del affaire para aumentar su influencia en la Montaña Sagrada. Los dos patriarcados cada vez más divididos. ¿Corre riesgo el Sínodo panortodoxo?

Llegó, después de dos semanas, la respuesta oficial del Patriarcado ecuménico de Constantinopla sobre el arresto del archimandrita Efraím, abad de Vatopedi, el principal monasterio del Monte Athos -no se privó de un aguijonazo a los «hermanos» ortodoxos de Moscú que han tratado de aprovecharse del asunto para aumentar su influencia en la Montaña Sagrada.

El silencio de Su Santidad Bartolomé I, Arzobispo de Constantinopla – Nueva Roma y patriarca ecuménico, de quien, formalmente, depende la Montaña Sagrada, ha producido un gran revuelo: al lado del popular monje, amigo de muchos de los hombres importantes de Grecia, con declaraciones vehementes, el Patriarcado de Moscú, entró en juego. Incluso, Su Santidad Cirilo I, Santísimo Patriarca de Moscú y todas las Rusias, escribió una carta al presidente griego, Karolos Papoulias, para pedir su liberación.

En el comunicado emitido, el 10 de enero, sobre el asunto, el Sínodo del Patriarcado ecuménico, se mantiene sin embargo prudente respecto a Efraím, cuyo activismo empresarial, era seguido con una cierta aprensión desde el Fanar.

El Patriarcado de Constantinopla expresa su «tristeza» por el asunto del archimandrita pero confirma que «permanece invariable su costumbre» de respetar «la independencia de la justicia», evitando «intervenir en cuestiones judiciales en curso, de cuyos informes ignora sobre todo, el contenido».

Pero la nota más interesante está relacionada precisamente con la »injerencia» del Patriarcado de Moscú, que -incluso gracias a la cercanía a la que ha llegado con Efraím- trató de afirmar su autoridad en el Athos en detrimento del Patriarcado ecuménico.

Un gesto que provocó tensión, sobre todo tras la decisión del archimandrita de llevar «en tour» por Rusia la reliquia más valiosa del Athos, un cinturón que habría pertenecido a la Virgen María, y que ahora, tras su arresto, corre en riesgo de poner en discusión el Sínodo panortodoxo que se está preparando desde hace años.

El comunicado del Patriarcado de Constantinopla expresa: «Como consecuencia de las declaraciones realizadas por una Iglesia hermana sobre este asunto, el Patriarcado ecuménico recuerda que aunque, la Montaña Sagrada, territorio que canónicamente le pertenece, esté habitada por monjes de diversas nacionalidades, no le confiere un carácter panortodoxo que autorice a las otras Iglesias autocéfalas a intervenir de algún modo».

Es decir: »Que Moscú no se meta en los asuntos del Athos y que no se aproveche del affaire Efraím para apropiarse de lo que no es suyo».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *