Glotofagia

La glotofagia (del griego glosa, «lengua»; y phagos, «comer»), lingüicidio o genocidio lingüístico designa el proceso político-social mediante el cual la lengua de una determinada cultura desaparece parcial o totalmente, víctima de la influencia, en mayor parte directa y coercitiva, de otra cultura.

El término es utilizado en el campo de la sociolingüística para señalar el fenómeno que se da mayormente en el choque de culturas y poder entre dos sociedades con lenguas diferentes, en el cual una de las dos sociedades superpone su lengua sobre la otra y esta última termina desapareciendo.

La glotofagia es una de las caras del Etnocidio, puesto que, al desaparecer una lengua total o parcialmente también lo hará su cultura. No hay sociedad sin comunicación y no hay comunicación sin sociedad.

La desaparición de una lengua no guarda relación con alguna supuesta inferioridad, o superioridad, de su sistema lingüístico, sino que se relaciona con factores no lingüísticos como pueden ser la inferioridad militar de un pueblo sobre otro o las posibilidades de resistencia del pueblo que la habla.

El proceso glotofágico tiene tres componentes:

  • Componente Económico: es la principal causa de conflicto entre países, lo que lleva a la migración o colonización del pueblo dominado.
  • Componente Jurídico: constituye el aparato legislativo que se pone en marcha en el proceso de migración, en el que el habitante autóctono se torna extranjero en su propia tierra. Parte de este aparato glotofágico es la escuela, ya que es obligatoria y se dicta en la lengua dominante.
  • Componente Ideológico: son prejuicios linguístico-culturales que avalan la desaparición de las lenguas consideradas inferiores. Además, lleva a confundir el concepto deColonización con el de Civilización con todo lo que ello implica.
  • Un ejemplo de lingüicidio contra el quechua se dio después del debelamiento del levantamiento de José Gabriel Condorcanqui, mediante una disposición real del monarca español, en el siglo XVIII.1 Acto de lesa cultura y de lesa humanidad que se resarció en 1975, por disposición del Gobierno nacionalista de Juan Velasco Alvarado, en 1975.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *