GLAUCON

Dicen que para hacer la injusticia es, por naturaleza, bueno, a sufrir la injusticia, el mal, sino que el mal es mayor que el bien. Y así, cuando ambos hombres han hecho y sufrido la injusticia y han tenido la experiencia de ambos, no ser capaz de evitar lo uno y obtener el otro, piensan que era mejor ponerse de acuerdo entre ellos mismos no tienen ni para, de ahí surgen las leyes y los convenios mutuos; y lo que ha sido ordenado por la ley que se denomina por los lícito y justo. Esta afirman que es el origen y la naturaleza de la justicia; – es un medio o compromiso, entre lo mejor de todo, que es hacer injusticia y no ser castigados, y lo peor de todo es que es sufrir la injusticia sin la poder de la venganza, y la justicia, estar en un punto medio entre los dos, no es tolerada como una mercancía, sino como un mal menor, y honrado por razón de la incapacidad de los hombres para hacer la injusticia. Porque ningún hombre que es digno de ser llamado un hombre nunca se sometería a tal acuerdo si era capaz de resistir, sino que estaría loco si lo hiciera. Tal es el relato recibido, Sócrates, de la naturaleza y el origen de la justicia.

Ahora que los que practican la justicia lo hacen involuntariamente y porque no tienen el poder de ser injusto mejor aparecerá si imaginamos algo de este tipo: de haber dado tanto a los justos y los injustos poder hacer lo que quieren, velemos y ver a dónde deseo los llevará, a continuación, vamos a descubrir en el acto mismo del hombre justo e injusto que proceder por la misma carretera, a raíz de su interés, que todas las naturalezas consideren su bien, y sólo se desvía hacia el camino de la justicia por la fuerza de la ley. La libertad que estamos suponiendo que puede ser más completo que se les da en la forma de un poder como se dice que ha sido poseído por Giges el antepasado de la Creso de Lidia. De acuerdo con la tradición, Giges era un pastor al servicio del rey de Lidia, había una gran tormenta y un terremoto hizo una abertura en la tierra en el lugar donde se estaba dando de comer a su rebaño. Asombrado ante la visión, descendió a la inauguración, donde, entre otras maravillas, vio un caballo de bronce hueco, con puertas, en la que agacharse y mirar en vi un cadáver de estatura, como se le apareció, más que humano, y no teniendo nada pero en un anillo de oro, lo que le llevó desde los dedos de los muertos y reascended. Ahora los pastores se reunieron, según la costumbre, para que envíen su informe mensual sobre los rebaños del rey, en su conjunto llegó con el anillo en su dedo, y cuando estaba sentado en medio de ellos llegó también a girar el collarín de el anillo interior de la mano, cuando al instante se convirtió en invisible para el resto de la compañía y comenzaron a hablar de él como si ya no estaban presentes. Él se sorprendió de esto, y de nuevo tocando el anillo se volvió hacia el exterior de pinza y reapareció, que hizo varios ensayos del anillo, y siempre con el mismo resultado cuando se volvió hacia el interior de pinza se hizo invisible, hacia fuera cuando él volvió a aparecer. Con lo cual se las arregló para ser elegido uno de los mensajeros que fueron enviados a la corte, donde tan pronto como llegó, sedujo a la reina, y con su ayuda conspirado contra el rey y lo mató, y tomó el reino. Supongamos ahora que había dos anillos mágicos tales, y la puso justo en uno de ellos y los injustos, por otra;, ningún hombre puede ser imaginado para ser de una naturaleza de hierro que iba a permanecer firmes en la justicia. Ningún hombre podría mantener sus manos fuera de lo que no era el suyo cuando él podía tomar con seguridad lo que le gustaba salir del mercado, o entrar en las casas y se acuesta con cualquiera a su gusto, o matar o liberar de prisión a los que él quiso, y en todos los efectos, como un Dios entre los hombres. A continuación, las acciones de los justos serían como las acciones de los injustos, sino que sería a la vez llegado por fin a un mismo punto. Y esto realmente puede afirmar ser una gran prueba de que un hombre es justo, no voluntariamente o porque piensa que la justicia es algo bueno para él individualmente, sino por necesidad, porque dondequiera que alguien piensa que con seguridad puede ser injusto, hay que es injusto. Para todos los hombres creen en sus corazones que la injusticia es mucho más rentable para el individuo que la justicia, y el que sostiene como he estado suponiendo, dirán que tienen razón. Si puedes imaginar cualquiera obtener este poder de hacerse invisible, y nunca haciendo nada malo o tocar lo que era de otro, que sería considerado por el mirones ser un idiota más miserable, a pesar de que le alaban mutuamente a sus rostros, y guardar las apariencias con los otros por el temor de que ellos también pueden sufrir la injusticia. Basta ya de esto.

Ahora, si vamos a formar un juicio real de la vida de los justos y los injustos, hay que aislarlos, no hay otro camino, y cómo es el aislamiento de efectuarse? Respondo: Que el hombre injusto es totalmente injusto, y el hombre justo del todo justo, nada debe ser tomado fuera de ninguno de ellos, y ambos han de ser perfectamente equipadas para el trabajo de sus respectivas vidas. En primer lugar, la injusta ser como otros destacados maestros de la artesanía, como el piloto hábil o el médico, que sabe intuitivamente sus propios poderes y los mantiene dentro de sus límites, y que, si falla en cualquier punto, es capaz de recuperarse. Así que el injusto hacer sus intentos injustos en el camino correcto, y mienten oculto si quiere decir ser grande en su injusticia (el que se descubre es que nadie): el mayor alcance de la injusticia es: para ser considerado sólo cuando esté no. Por tanto os digo que en el hombre perfectamente injusto debemos asumir la injusticia más perfecta, tiene que haber ninguna deducción, pero hay que le permiten, al hacer los actos más injustos, para haber adquirido la mayor reputación por la justicia. Si él ha tomado un paso en falso, debe ser capaz de recuperarse, tiene que ser una persona que puede hablar con sentido, si alguna de sus obras salen a la luz, y que puede abrirse paso donde se requiere la fuerza de su coraje y fuerza, y mando de dinero y amigos. Y a su lado, pongamos el hombre justo en su nobleza y sencillez, deseando, como Esquilo dice ser y no parecer bueno. No debe haber ninguna aparente, porque si parece que sólo él será honrado y recompensado, y entonces no se sabe si es por el bien de la justicia o por el bien de los honores y recompensas, por lo tanto, que sea revestida en la justicia solamente, y no tienen ninguna otra cobertura, y que debe ser imaginado en un estado de vida opuesto al anterior. Que sea el mejor de los hombres, y que él puede pensar lo peor, entonces se habrá puesto a prueba, y vamos a ver si va a ser afectada por el temor de infamia y sus consecuencias. Y lo dejó continuar así hasta la hora de la muerte, ser justo y que parecía ser injusto. Cuando ambos han llegado al extremo sumo, el de la justicia y el otro de la injusticia, sea juzgado dado que de ellos es el más feliz de los dos.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *