Ginkgo biloba, El rejuvenecedor natural

De todos los antioxidantes naturales que retardan los efectos del envejecimiento, sin duda el Ginkgo biloba es el más trascendido por sus altas propiedades. Las investigaciones científicas demostraron que sus efectos se deben a la interacción entre muchas de sus sustancias, entre las cuales se incluyen vitamina C, Azúcares, fenoles y terpenos además de lo flavonoides.
A estos elementos químicos propios del árbol del ginkgo y que no se encuentran en ninguna otra especie vegetal, se les llama ginkgólidos.
Junto con los flavonoides, lo convierten en un potente antioxidante que protege a las células frente a los efectos perjudiciales, de la oxidación provocada por los radicales libres, que es la causa subyacente de toda degeneración en el organismo incluyendo la pérdida de neuronas y la obstrucción de los vasos sanguíneos en el cerebro, el corazón y las extremidades.
Por esta razón, el consumo de ginkgo logra detener la reducción de las funciones mentales y la perdida progresiva de memoria a causa de la edad.
También se ha demostrado que actúa beneficiosamente sobre el sistema circulatorio tonificando los vasos sanguíneos y protegiéndolos del envejecimiento.
El ginkgo puede revitalizar la actividad cerebral y detener o invertir un conjunto de síntomas que indican una irrigación sanguínea deficiente.
Aunque sus beneficios para la salud humana son muchos, se pueden resumir en tres grandes aportes:
a) Mejora el flujo sanguíneo (incluyendo la micro circulación en pequeños capilares) a la mayoría de los tejidos y órganos
b) Protege contra la oxidación celular a causa de los radicales libres.
c) Combate la coagulación de plaquetas, relacionada con el desarrollo de una cantidad de trastornos cardiovasculares, renales, respiratorios y del sistema nervioso central.
Según la Organización Mundial de Salud (OMS) el ginkgo biloba y particularmente su extracto puede ser de ayuda para el tratamiento de muchas enfermedades humanas, especialmente utilizado en ancianos y personas de mediana edad.
Contraindicaciones
Al ser un potente antioxidante protege a la células del efecto del paso del tiempo, su efectos se detectan a las pocas horas de su absorción y son bastantes duraderos. Es imprescindible que su administración sea supervisada por un médico o naturópata, que estime las dosis más adecuadas para cada caso, ya que de excederse en las mismas puede causar vómitos, diarreas y dermatitis. Tampoco debe usarse junto con medicamentos anti depresivos.
Como tiende a licuar la sangre, el ginkgo resulta contraproducente si se consumen medicamentos anti coagulantes, así como está contraindicado junto con aspirinas u otras drogas anti inflamatorias. Las embarazadas tampoco deben consumirlo durante el período de embarazo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *