GERBERTO

Con los árabes y los judíos tuvo relaciones científicas el famoso monje Gerberto, que después fue Papa con el nombre de Silvestre II. A sus talentos y laboriosidad debe Europa los primeros pasos en las ciencias naturales. Baste decir, en elogio de este hombre ilustre, que en el siglo X, llamado el de hierro, abrió cátedras de matemáticas, astronomía y geografía; ideó un tablero en el cual se enseñaban las cuatro operaciones de la aritmética con caracteres formados a propósito; construyó una esfera para explicar el movimiento de los astros, y escribió además varios tratados de geometría.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *