Gel restaurador podría ayudar a revertir la parálisis

Un implante biodegradable que suministra un gel terapéutico podría ayudar a restaurar la función nerviosa en las enfermedades degenerativas como la enfermedad de Parkinson.

Investigadores de la Universidad de Tel Aviv (Israel) desarrollaron el implante, que es un tubo suave y biodegradable que sirve de puente físico para ayudar a conectar las terminales nerviosas. Revistiendo el interior del tubo biodegradable se encuentra un gel de regeneración de guiado (GRG), un gel transparente, altamente viscoso, maleable, y adaptable que aumenta el crecimiento y curación del nervio, ayudando a que las puntas nerviosas se vuelvan a unir. Pero el GRG no sólo ayuda en la reconexión y preservación de células, también puede apoyar su supervivencia cuando se usa para la terapia y el trasplante.

La clave para el proceso de regeneración se encuentra en la composición del gel, con tres componentes principales: antioxidantes de superóxido dismutasa (SOD), que presentan altas actividades anti-inflamatorias; péptidos sintéticos derivados de la laminina, que actúan como un riel a lo largo del cual pueden crecer las fibras nerviosas y ácido hialurónico, que se encuentra comúnmente en el feto humano y que sirve como un amortiguador frente a la desecación, un peligro importante para la mayoría de los implantes. Estos componentes permiten que el nervio se cure la misma forma en que un feto lo hace en el útero – de forma rápida y sin problemas.

La investigación hasta la fecha ha demostrado que el GRG estimula el crecimiento celular, los brotes neuronales, y la formación de la matriz extracelular (ECM), apoyando a las células in vitro e in vivo tras la implantación. También es compatible con el crecimiento de tres dimensiones (3D) y la diferenciación de diversos tipos de células, (células madre adultas, células embrionarias, y células preneuronales). Las implicaciones para aplicaciones terapéuticas incluyen la reconstrucción de nervios periféricos, la terapia celular, la conservación de la córnea, la cicatrización de heridas y como material de relleno de las cavidades de los tejidos post-irradiación.

“El implante ya ha sido probado en modelos animales, y el gel por sí mismo puede ser utilizado como un producto independiente, que actúa como una ayuda a la terapia celular”, dijo el codesarrollador del GRG, Shimon Rochkind, MD. “Cuando se cultivan en el gel, las células muestran un desarrollo excelente, así como el crecimiento intensivo de fibras. Esto podría tener implicaciones para el tratamiento de enfermedades como la de Parkinson”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *