FRASES PARA SAN VALENTIN II

En este día de los enamorados, día de San Valentín, te envío flores, un beso de amor y mi corazón sólo para ti.
El mejor regalo eres tu, pero te mando este obsequio para poder compartir contigo cada día unos instantes de tu pensamiento.

Cuando te vi, tuve miedo de mirarte, cuando te miré, tuve miedo de querete y ahora que te quiero tengo miedo de perderte.

Un día me preguntaron cual era mi ilusión, si hace tiempo que me dijeron que ibas a ser mi perdición, nada creería pues pensé que sería traición, pero hoy, se que no es maldición, pues tu amor quedo en mi corazón.

Ven conmigo al cielo te invito a vibrar quiero hacerte vivir deseo que sientas y sueñes ven conmigo al paraíso será nuestro será tuyo, como lo soy yo.

Veinte rosas por las veinte primaveras que de tu vida me perdí; 20 rosas por las próximas que vengan mientras sigo estando sin ti.

Quien te escribe es mi lápiz quien le dicta es mi alma quien te quiere y no te olvida tú ya sabes cómo se llama.

A ti que eres labios de mi sonrisa, a ti que eres los ojos de mi dulce mirar, a ti que eres el cristal de mi alma, a ti es a quien sólo puedo amar.

A ti que eres labios de mi sonrisa, a ti que eres los ojos de mi dulce mirar, a ti que eres el cristal de mi alma, a ti es a quien sólo puedo amar.

Con los ojos cerrados te veo, con ellos abiertos te miro… Con las manos cerradas te toco, con ellas abiertas te acaricio… Con la boca cerrada te hablo, con ella abierta te beso… Te escucho y suspiro. Respiro y te inhalo. Con los cinco sentidos…. Te Amo!.

Ámame sin parar niña de mis sueños, refúgiate en los tesoros de nuestro amor adolescente, siente conmigo el regalo de un beso con pasión y llévame hasta ti.

Eres el regalo que nunca pedí, la porción de cielo que no merecí…

«Si algún día me ves triste, no me digas nada… solo quiéreme.» «Si me encuentras solo en la oscuridad de la noche, no me preguntes nada… solo acompáñame.» Si me miras y no te miro, no pienses nada… solo llévame.» «Si lo que necesito es amor, no me digas nada… solo anímate.» «Pero si ya no me amas, no me digas nada… solo… recuérdame.»

Te recuerdo con ternura, aun saboreo tus besos como un bombón, miro tu foto con una sonrisa y con esta frase de amor, te envío mi corazón.

Si mi sangre fuera tinta y mi corazón la pluma… Con la sangre de mis venas, te escribiría Te Quiero.

Ten cuidado con Cupido, porque es ágil y atrevido, y te flecha en un descuido. Como a mí, que el muy bandido, en tus brazos me ha rendido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *