Formas de afirmarse en la religión de Dios

Mezquita

Del

Centro Cultural Islámico «Custodio de las Dos Sagradas Mezquitas, Rey Fahd»

Buenos Aires – Argentina

Viernes 11 de Rabi´al Awal de 1433 / 3 de Febrero de 2011

Traducción de la Jutba pronunciada

por el

Sheij Muhammad Alruwaili

Formas de afirmarse en la religión de Dios

Alabado sea Dios Creador del Universo, y la paz y las bendiciones sean con nuestro Profeta Muhammad, con su familia y todos sus compañeros. Atestiguo que no hay más divinidad que Dios, Único, sin asociados y que Muhammad es Su siervo y Mensajero.

Aferrarse a la religión de Dios es una obligación básica de todo musulmán sincero que quiere transitar por el camino recto.

Se puede evidenciar la importancia de este asunto en los siguientes temas:

El estado de las sociedades actuales donde viven los musulmanes, las clases de sediciones y pruebas, las pasiones y dudas que han hecho que la religión se convirtiera en algo extraño y olvidado, y por eso son aplicables las palabras del Profeta: “El que se aferra a su religión, será como quien se aferre a una brasa.”

Este es un tema que se relaciona profundamente con el corazón, y por eso dijo el Profeta: “El corazón del hijo de Adán cambia más que una olla con agua hirviendo”. (Registrado por Ahmad)

Por eso dijo el Profeta: “Oh Tu que cambias los corazones, afirma mi corazón en tu religión”.

Es una misericordia de Dios con nosotros haber evidenciado, en el Sagrado Corán y en las palabras del Profeta, las muchas formas de afirmarnos y aferrarnos a su religión. De estas formas:

Primero: Dirigirse al Sagrado Corán

El Sagrado Corán es la ayuda más importante para mantenerse firmes en la religión de Dios, el Islam. Es la cuerda fuerte de Dios y es la luz clara. El que se adhiere al Corán, Dios lo protegerá, y al que le siga, Dios lo salvará, y al que invita a seguirlo será guiado al camino correcto.

Dios ha declarado que la razón por la cual este libro fue revelado en etapas fue para ayudar a su Profeta a mantenerse firme en su fe. En el contexto de refutar las dudas que sembraban los incrédulos, dice:

“Los incrédulos dicen: ¿Por qué no le ha sido revelado el Corán de una sola vez? Pero [sabe ¡Oh, Muhammad! que] te lo hemos ido revelando paulatinamente para afianzar de este modo tu corazón.” [Sagrado Corán 25:32-33]

Pero ¿Por qué el Corán es una fuente de fortaleza y firmeza?

• Porque cultiva la fe y purifica el alma a través del contacto con Dios.

• Debido a que sus aleyas traen paz y tranquilidad al corazón del creyente, por lo que no será sacudido por los vientos de los errores, su corazón estará pacificado por el recuerdo de Dios.

• Debido a que proporciona la correcta comprensión y los valores con los que podrá evaluar todas las situaciones en torno a él.

¿Cuál es el efecto de la aleya?: “Tu Señor [¡Oh, Muhammad!] no te abandonó ni te aborreció jamás” (Sagrado Corán 93:3) en el corazón del Profeta, cuando los idólatras le dijeron: “Muhammad ha sido abandonado por Dios…” (Sahih Muslim).

¿Cuál es el efecto de la aleya?: “Por cierto que sabemos que dicen: En verdad es un hombre [refiriéndose a un vendedor cristiano que habitaba en La Meca y no conocía sino poco del idioma árabe] quien se lo transmite [al Corán]. Pero bien saben que el idioma de quien ellos aluden no es árabe, mientras que éste [el del Corán] es árabe puro.” (Sagrado Corán 16:103).

Pero ¿Cuánto tiempo le dedicamos al Sagrado Corán en nuestras vidas? ¿Acaso hemos hecho del Sagrado Corán nuestra forma y metodología de vida?

Segundo: La adhesión a las leyes de Dios y las buenas obras

Dios dice: “Dios afianza a los creyentes con la palabra firme en esta vida y en la otra [que no hay nada ni nadie con derecho a ser adorado salvo Dios], y extravía a los injustos. En verdad Dios hace lo que quiere.” (Sagrado Corán 14:27).

Qataadah dijo: “En cuanto a la vida de este mundo, Dios le ayudará a ser firmes en hacer obras buenas y justas, y en la otra los ayudará a permanecer firmes al ser preguntados en la tumba”. (Tafsir Ibn Kazir).

Tercero: El estudio y la reflexión sobre las historias de los Profetas, para seguir su ejemplo.

La evidencia de esto es la aleya: “Todo esto que te narramos sobre las historias de los Mensajeros es para [consolar y] afianzar tu corazón. Por cierto que te ha sido revelado en esta sura signos que evidencian la Verdad, y son una exhortación y un motivo de reflexión para los creyentes.” (Sagrado Corán 11:120).

Si reflexionas sobre el significado de la aleya: “Exclamaron: ¡Quémenlo si es que se han propuesto defender a sus ídolos! Dijimos: ¡Oh, fuego! Sé fresco y no dañes a Abraham. Pretendieron deshacerse de él, pero hicimos que ellos fueran los perdedores.” (Sagrado Corán 21:68-70).

Ibn ‘Abbas dijo: “Lo último que Abraham dijo cuando fue lanzado al fuego: Dios me es suficiente y qué excelente custodio”. (Sagrado Corán 8:22) ¿Acaso, al leer esta historia, no puedes sentir la forma en que se mantuvo firme frente a la opresión y la tortura?

Piensa en la aleya en la que Dios nos habla de Moisés: “Y cuando los dos grupos se divisaron, los seguidores de Moisés exclamaron: ¡Seremos alcanzados! Dijo [Moisés]: ¡No, no nos alcanzarán! Pues mi Señor está conmigo, y Él me indicará [qué hacer para salvarnos].” (Sagrado Corán 26:61-62) ¿No te sientes como se mantuvo firme cuando estaba siendo perseguido por las huestes del faraón y fue rodeado por los gritos de desesperación de su propio pueblo?

Cuarto: La Súplica

Una de las características de los siervos creyentes de Dios es que recurren a Dios con súplicas, pidiéndole que les ayude a mantenerse firmes: “¡Señor nuestro! No hagas que nuestros corazones se desvíen, después de habernos guiado. Concédenos Tu misericordia, Tú eres el Dadivoso.” (Sagrado Corán 3:08) y también dice: “¡Oh, Señor nuestro! Danos paciencia, afirma nuestros pasos y concédenos la victoria” (Sagrado Corán 2:250).

El Profeta Muhammad nos dijo que “Los corazones de los hijos de Adán se encuentran entre los dedos del Misericordioso, y les dirige como él quiere”. (Registrado por el Imam Ahmad, de Ibn‘Umar).

Quinto: La buena compañía

Mantener buenas compañías es una de las formas más efectivas de mantenerse firme en la religión de Dios. Por eso Dios le dijo al Profeta Muhammad: “No te apartes de quienes invocan a su Señor por la mañana y por la tarde anhelando Su rostro” (Sagrado Corán 6:52)

Sexto: Tener confianza en el camino que estás siguiendo

Sin duda, cuanto más seguro está el musulmán en el camino que está siguiendo, más firme será su firmeza en él. Una forma de alcanzar esto es teniendo la sensación de que el camino que está siguiendo no es algo nuevo que se inició en este siglo, sino que es una manera antigua y venerable que los profetas, los altavoces de la verdad, los estudiosos, los mártires y los justos han seguido antes. Esto reducirá sus sentimientos de soledad y remplazará su alienación con una sensación de confort, y su tristeza se convertirá en gozo, porque se sentirá que todas estas personas son sus hermanos en este camino y metodología. Así tendrás la sensación de que estás entre los elegidos. Dios dice: “¡Alabado sea Dios! La paz sea sobre Sus siervos elegidos.” (Sagrado Corán 27:59).

Le rogamos al Altísimo que nos beneficie a través del Sagrado Corán y de las enseñanzas del Mensajero de Dios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *