FELIZ PRIMAVERA – EQUINOCCIO

 Este año el momento exacto en el que se produce el Equinoccio que da origen a la primavera es el 22 de setiembre a las 11:48 hs, cuando comienza la estación en el Hemisferio Sur y el Otoño en el Hemisferio Norte.

 

El Sol cruza el ecuador celeste y hace su ingreso en el hemisferio sur celeste.

 

A mediodía, se ubica a unos 55 grados de altura sobre el horizonte Norte en Buenos Aires.

 

En el Equinoccio de Primavera, para los cultos paganos, el Dios es joven, y se enamora de la Diosa, y ese amor hace que la naturaleza se renueve, como el sol que acaricia suavemente la tierra, e inspira también a los animales para que se multipliquen. Es una fiesta de amor y crecimiento.

 

Se sostiene que en el momento del equinoccio es bueno orar, meditar y planificar vivir en amor.

 

Como la plegaria (desde cualquier credo) es fuente de crecimiento y unión, sería bueno que en estos días, durante y después del acontecimiento astronómico, eleváramos una oración o pedido a nuestro Señor, con la disposición de renovar el corazón, como la primavera renueva la vida.

 

Equinoccio proviene del latín euqus: igual y nox: noche. Durante este fenómeno, el Sol hace un recorrido eclíptico sobre la Tierra, cruza el Ecuador y pasa del hemisferio sur al norte, dando lugar a este evento, en el cual el día y la noche son iguales en todo el mundo, con una duración de 12 horas cada uno.

 

El eje de rotación de la Tierra, que viene siendo la línea imaginaria que une a los polos Norte y Sur atravesando el centro de nuestro planeta, está inclinado un poco más de 23 grados en relación al eje de la órbita de la Tierra alrededor del Sol. Cómo consecuencia hay una época del año en que el polo Norte está más iluminado por el Sol que el polo Sur y otra, seis meses después, en la que el polo Sur está mas iluminado que el polo Norte. La primera época corresponde al verano del hemisferio Norte e invierno del hemisferio Sur y la segunda al invierno del hemisferio Norte y verano del hemisferio Sur. Las estaciones provienen de la geometría entre el eje de la Tierra y el plano de la órbita alrededor del Sol y se manifiestan en que la trayectoria del Sol en su deambular diario varía a lo largo del año. Dos veces al año vemos que el Sol cruza el ecuador celeste, la primera vez yendo hacia el Norte y la segunda hacia el Sur. El primer punto corresponde al equinoccio de otoño y el segundo de primavera.

 

El movimiento del Sol exactamente de Este a Oeste ha sido utilizado para diseñar calles de ciudades y para orientar templos y altares, pues los rayos solares pueden hacerse llegar a un punto determinado, pasado por una estrecha abertura en la pared.

 

De una manera semejante están colocadas las grandes rocas monolíticas en el templo (u observatorio astronómico) de Stonehenge, en Inglaterra y en otros lugares.

 

Conocer el inicio de la primavera, fue muy importante para los agricultores de las zonas templadas, puesto que daba una cierta seguridad de que el invierno había terminado y que posiblemente no ocurriría una nevada que podría hacer correr el riesgo de perder las cosechas

 

 

 

Cuenta la mitología griega que Perséfone es una joven doncella raptada por Hades, el Dios del Submundo. Su madre, Demeter, la diosa de la Tierra, se deja llevar por el dolor de la pérdida de su hija, lo que provoca que el invierno y la muerte lleguen a la tierra. Más tarde, Perséfone volverá con su madre pero puesto que había comido seis granos de granada mientras estaba en el Submundo, debe volver a él durante seis meses cada año, durante los meses del otoño y el invierno. Su reaparición anual en primavera otorga tanta alegría a su madre que la Tierra florece una vez más.

 


¡Feliz primavera!

¡Qué tu alma renazca en fe, esperanza y amor!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *