Exilio y muerte del caudillo oriental

Aquí presentamos otra versión sobre el derrotero del general Artigas en tierras paraguayas, que complementa la nota anterior.
La guerra de los lusitanos contra Artigas fue extremadamente violenta, las derrotas se sucedieron y habiendo perdido prácticamente todos sus hombres y, traicionado por sus aliados, el caudillo oriental se internó finalmente en territorio paraguayo el 5 de septiembre de 1820. Allí culmina definitivamente su actuación política y militar en el Río de la Plata. La historiadora Ana Ribeiro reproduce en El Caudillo y el Dictador, un relato de José María, hijo del general Artigas: “Llegó a las fronteras del Paraguay con doscientos libertos y algunos oficiales, escribió al dictador solicitando su entrada a la provincia y éste otorgándosela, mandó inmediatamente a recibirlo. En efecto, lo recibió un oficial en las primeras guardias al que entregó Artigas su espada y su bastón y a su ejemplo todos los soldados sus armas”. El caudillo oriental creyó que encontraría en Paraguay amigos y aliados para poder reunir un último ejército, pero todo fue en vano. En esfuerzo postrero y de infinita generosidad envió los últimos dineros que le quedaban para que estos fueran distribuidos como auxilio hacia sus oficiales detenidos por los portugueses en la isla das Cobras: Lavalleja, Otorgués, Verdún y Bernabé Rivera, entre otros. Dos grupos de hipótesis se manejan en torno al por qué Artigas se interna en el Paraguay: por un lado las que señalan que frente a una situación extremadamente adversa se ve forzado a buscar refugio en este país; pero por otro lado, están aquellos que ven en este gesto de Artigas la búsqueda de adhesión de este país a sus luchas. Resulta muy improbable que de acuerdo a la forma de ser de Artigas éste hubiera elegido el ostracismo voluntario en tierras paraguayas; probablemente percibió con rapidez el verdadero carácter de Francia pero fue sometido a una suerte de prisión mientras el dictador estuvo con vida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *