Estudiarán en México tratamiento contra esclerosis múltiple

El Instituto Nacional de Neurología y Neurociencias desarrollará un protocolo científico en 34 pacientes, para tratar de regenerar el sistema nervioso lesion

Cancún Centro • El Instituto Nacional de Neurología y Neurociencias arrancará en dos meses el primer protocolo científico sobre esclerosis múltiple con 34 pacientes.

Con ello se pretende determinar si con nuevas moléculas orales como «fingolimod», se regenera hasta 100 por ciento el sistema nervioso lesionado, por pérdida de la mielina que recubre parte de las neuronas que se comunican a través de impulsos eléctricos, y que permite que un individuo sienta, camine, vea, realice actividades productivas.

Carlos Cuevas, presidente de la Academia Mexicana de Neurología y director general del Centro Médico Siglo XXI del IMSS, precisó que entre los enfermos de esclerosis múltiple se pierde ese aislante que protege los cables del sistema cerebral.

Al hacer esta función, explicó, estos nervios literalmente se «pelan» hasta romperse, causando discapacidad severa, ya que a lo largo de 15 años, seis de cada diez se encuentran en etapa ocho de deterioro (en una escala de 0 sano a 10 muerto) caracterizada por estar postrados en cama y, en el mejor de los casos, usar sillas de ruedas y bastón. Fallecen por las múltiples infecciones.

En 1970, la esclerosis múltiple «no existía» en los reportes médicos de México y se creía que afectaba a naciones del primer mundo con niveles altos de frío.

Sin embargo, a finales del siglo XX se detectó que la enfermedad autoinmune afecta al menos a 20 mil personas, de 20 a 40 años de edad, principalmente mujeres, y que aun cuando la prevalencia es mayor en los países del norte, hay casos en Monterrey, Nuevo León; Coahuila y Chihuahua, en nuestro país, así como en zonas indígenas mayas no puras. Sólo los lacandones y tarahumaras están totalmente libres.

Por ello, México decidió participar en el protocolo de investigación que contará con 34 pacientes autorizados por las autoridades sanitarias y quienes tomarán a diario «fingolimod» -que entró en el país hace un año-; además, cada tres meses se les realizará prueba de sangre, entre otros estudios, durante un año. El estudio tendrá una inversión inicial de 100 mil dólares.

De esa manera se busca determinar la eficacia, es decir, si se logró, como en Estados Unidos, erradicar o eliminar hasta siete años las recaídas traumática o brotes, ya que por lo regular esos pacientes sufren al menos tres episodios críticos anuales, y también si se regeneró el sistema nervioso óptico lesionado hasta al 100 por ciento, como sucedió con el estudio clínico previo efectuado con ratones en Viena, Australia, en 2007.

«Se estudiaron 25 ratones agouti que fueron enfermados con esclerosis múltiple. Todos se quedaron literalmente paralizados y ciegos. Los que tomaron el tratamiento, a los diez días recuperaron al 100 por ciento la vista, además de que paulatinamente se regeneró su sistema nervioso, movilidad», dijo Iliana González, asesora de Novartis, quien comentó que los resultados se publicaron bajo el titulo de «Terapia de rescate en modelo de rescate FTY720 (fingolimod)».

Enfermedad catastrófica

Además, Carlos Cuevas anunció que la Academia Mexicana de Neurología presentará, en dos meses, a legisladores de la Cámara de Diputados estudios científicos para incluir la esclerosis múltiple como «enfermedad catastrófica» que debe ser absorbida por el Seguro Popular, ya que sólo siete mil enfermos se encuentran con seguridad social, y de esos la gran mayoría son despedidos y pierden seguridad social.

«Hay tres mujeres por un hombre (con esa enfermedad). Tienen problemas motores como escribir o mover el brazo, y cada vez que hay un brote el cerebro se gasta, se llega a la discapacidad total. Se pierde la capacidad coherente del habla.

“Hay gente que ve borroso, pero a lo largo de los brotes, en edad reproductiva, llega a perder la vista completamente. Un día ya no camina, se compone, hasta que pierde absoluta movilidad», informó.

La esclerosis múltiple afecta en términos generales a 15 jóvenes por cada 100 mil habitantes y se caracteriza por brotes discapacitantes que duran de 48 horas a seis semanas, como perder la vista, ver sombras y luego recuperarla, dejar de caminar de repente porque las piernas no responden.

El problema se debe a lo continuo de los brotes; finalmente, los nervios se afectan, se pelan y rompen, pierden la vista y la movilidad, quedan postrados debido a la desmielinización de las células nerviosas, que pueden ocasionarle una rápida discapacidad.

Se trata de una enfermedad cara, simplemente por estudio se invierten 300 mil pesos, sin considerar el tratamiento que está en vías de ser evaluado para ser incluido en el cuadro básico del IMSS y el Issste.

La esclerosis múltiple es considerada la primera causa de discapacidad no traumática, y la cual provoca baja laboral.

Otros de los síntomas más recurrentes son fatiga, adormecimiento de brazos, problemas para caminar, alteraciones en el equilibrio, rigidez muscular, alteraciones en la visión, cansancio extremo y alteraciones en la memoria y concentración, entre otras.

Los especialistas reunidos en un congreso de neurólogos resaltaron que existe retraso en el diagnóstico de hasta una década, lo cual provoca que el paciente sufra hasta 50 por ciento de discapacidad, principalmente motora.

«Es un proceso cargado de muchas emociones. Enojos, frustraciones, decepción, tristeza, incomprensión y reclamos se han hecho presentes a lo largo de estos años», describió Verónica García Talavera, neuróloga del Hospital General de Zona 33 del Issste de Monterrey.

El primer tratamiento oral para la esclerosis múltiple, «fingolimod», a diferencia de los actuales, que son todos inyectables, ha demostrado una alta eficiencia al disminuir tanto las recaídas como la progresión de la incapacidad física del paciente y las lesiones cerebrales a causa de la enfermedad».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *