Esteban Buch: “Mi libro confirma que Bariloche no fue una sociedad cómplice por omisión”

HONGOS

Fue el reportaje del siglo para ABC News. En 1994, el reportero estrella Sam Donaldson interceptó en las calles de Bariloche al criminal de guerra Erich Priebke y la entrevista dio vueltas al mundo como Los Nazis de Bariloche. Una nueva serie de la cadena de televisión canadiense revela, y reconoce, que se habían basado para el reportaje en la investigación del escritor argentino Esteban Buch.

En el capítulo dedicado al caso Priebke de la serie Nazi Hunter (Cazador de Nazis, 2012), el equipo de ABC revela a través de sus testimonios que el libro El pintor de la suiza argentina, editado en Argentina en 1991 y con el que se encontraron al llegar a Bariloche, fue utilizado como punto de partida de la investigación.

Actual director del prestigioso Centro de Investigaciones sobre las Artes y el Lenguaje de la École des Hautes Études en Sciences Sociales de París, Esteban Buch recibió dieciocho años después el reconocimiento de su trabajo de joven periodista de Bariloche. “Tengo la sensación de que un ciclo se cierra”, dijo durante la entrevista con revista Ñ Digital.

El pintor de la Suiza argentina es una investigación que tiene como protagonista al belga Antoon Maes (1911-1986), pintor y ex agente de inteligencia nazi condenado en su país, que vivió y enseñó en Bariloche desde los años 50 hasta su muerte. Durante la entrevista en su casa de París, Buch recordó el reciente episodio de marzo de 2008, cuando una muestra homenaje a Maes fue descolgada por los ciudadanos indignados.

En las primeras páginas del libro, Buch entrevista al propio Erich Priebke, quien sorprendentemente le revela su pasado. “No quiero hacer psicología, pero ante un periodista que le pregunta sobre su pasado que él diga eso es algo insólito, porque es lo que tendría que haber callado”. A continuación, ensaya una interpretación: “Hay una tensión entre dos situaciones. Ya que no se sentía culpable porque supuestamente obedecía órdenes –esa fue su defensa–, por eso podía contarlo; y eso en tensión con la sensación de culpabilidad”.

Para el reciente documental, el equipo de ABC reconstruye la aventura hasta llegar a Priebke, que en la entrevista confiesa su participación en la masacre de las Fosas Ardeatinas, ocurrida en Roma en 1944.

Durante la Segunda Guerra Mundial, la Gestapo alemana asesinó a 335 civiles italianos, en represalia de la muerte de 33 soldados de sus filas. La memoria peninsular conmemora cada año ese mayor crimen de guerra realizado en Italia cuya orden fue “10 italianos por cada alemán”, marcado por el silencio del Papa Pío XII.

Aún con este antecedente, denunciado en el libro de Esteban Buch en 1991, Priebke vivía sin problemas en la Argentina e incluso llegó a ser presidente del Colegio Alemán Primo Capraro de Bariloche. Una situación que no se modificó hasta el impacto internacional del reportaje de la cadena ABC en busca de residentes con pasado nazi en Bariloche, lográndose la extradición de Priebke a Roma en 1998, para su posterior condena a cadena perpetua.

“Más allá de que me pone contento por cuestiones personales –contó Buch–, la mención de mi libro tiene el mérito de alterar esa idea de que todo vino de afuera, de que Bariloche era una ciudad incapaz de tener una mirada crítica sobre su propia historia, que era finalmente una sociedad cómplice por omisión”.

En Pacto de silencio (visible en Internet), Carlos Echeverría, hijo de madre alemana que conoce bien la comunidad de Bariloche, filma un documental indispensable que tiene de protagonista a Erich Priebke, antes de su extradición a Italia. “¿Para qué fuiste al colegio alemán?”, le dice una mujer de cara a la cámara. La escena transcurre en las puertas de la iglesia que acoge al comité de apoyo a Priebke. Era el año 1995.

Ya en 1987 y junto a Esteban Buch, Carlos Echeverría había realizado Juan, como si nada hubiera sucedido (también online), una película que indaga sobre el paradero de Juan Carlos Herman, el único desaparecido de Bariloche. De manera insoslayable, el documental se convirtió en uno de los más importantes de la historia argentina y sus autores en los primeros argentinos en entrevistar a ex represores de la última dictadura militar.

El pintor de la Suiza Argentina, el libro de 1991 que ahora recibió reconocimiento, está hoy en día agotado, y figura en la reciente antología literaria La Argentina como narración, de Jorge Monteleone, que publicó el Fondo Nacional de las Artes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *