«Es mucho lo que está en juego en esta batalla por la vida»

Cebú (Filipinas) (AICA): ¨Es mucho lo que está en juego en esta batalla por la vida¨, dijeron los obispos filipinos en una fuerte declaración donde condenaron las maniobras “sucias” que utilizaron los parlamentarios para aprobar la ley antinatalista en el Congreso. ¨Detestamos el recurso desenfrenado a tácticas sucias¨, y denunciaron que el órgano legislativo consiguió evadir el importante debate que debía tener lugar el pasado 7 de agosto, con una votación no programada llevada a cabo el día anterior y que consiguió la aprobación de la ley. ¨Esto sobrevino un día antes, justo cuando nadie estaba advertido¨, aseguraron los obispos, quienes calificaron la maniobra como ¨una movida destacable en su sigilo y rapidez¨. El proyecto de ley de Salud Reproductiva, constituye un ambicioso paquete de promoción y acceso universal a fármacos anticonceptivos, implantación de dispositivos intrauterinos e introducción de la educación sexual -de enfoque antinatalista- en niños desde cinco años de edad.
«Es mucho lo que está en juego en esta batalla por la vida», dijeron los obispos filipinos en una fuerte declaración donde denunciaron las maniobras “sucias” que utilizaron los parlamentarios para aprobar la ley antinatalista en el Congreso.

«Detestamos el recurso desenfrenado a tácticas sucias», afirmaron en la declaración al denunciar que el órgano legislativo consiguió evadir el importante debate que debía tener lugar el pasado 7 de agosto, con una votación no programada llevada a cabo el día anterior y que consiguió la aprobación de la ley. «Esto sobrevino un día antes, justo cuando nadie estaba advertido», aseguraron los obispos, quienes calificaron la maniobra como «una movida destacable en su sigilo y rapidez».

El proyecto de ley de Salud Reproductiva, que se debate en estos días en Filipinas, constituye un ambicioso paquete de promoción y acceso universal a fármacos anticonceptivos, implantación de dispositivos intrauterinos e introducción de la educación sexual -de enfoque antinatalista- en niños desde cinco años de edad.

La Iglesia organizó una fuerte oposición, expresada públicamente en acciones de oración y manifestación popular en contra del proyecto. Para la Iglesia en Filipinas, la oposición a la norma es un asunto de justicia: «La Iglesia Católica y quienes piensan como ella no piden nada más que justicia. Después de todo, tenemos tanto derecho de exponer los peligros y falencias de la ley como aquellos que la promueven», expresaron los obispos en una declaración al Parlamento.

La maniobra política sorprendió a los miembros de la Iglesia, a los activistas y los políticos. «Lamentamos el incumplimiento unilateral de los acuerdos previos en persecución de fines egoístas».

«Es mucho lo que está en juego en esta batalla por la vida», exhortaron los obispos: «la protección de la salud de las mujeres contra los nocivos anticonceptivos; la preservación de la autoridad de los padres sobre sus hijos menores; la protección de los jóvenes contra la educación sexual sin valores; la errada discriminación de los pobres; el despilfarro de billones de pesos en contraceptivos cuando muchos de los pobres mueren de cáncer, tuberculosis, dengue y otros males sin el beneficio de la medicina; la supresión del disenso y las libertades civiles a través de la amenaza de prisión (para los objetores de conciencia) y la aniquilación gradual de la raza filipina a través de la reducción sistemática de la tasa de fertilidad materna».

Ante el avance de la norma y la campaña en favor de los llamados «derechos reproductivos» financiada desde organismos internacionales, «la Iglesia Católica se mantiene firme en su resolución para pelear esta medida letal en cada oportunidad y no importando el costo», declararon los obispos.

Finalmente agradecieron a los legisladores que se oponen al proyecto con «valentía y dedicación» y exhortaron a todos los católicos devotos a unirse en contra de la norma: «Intensifiquen sus oraciones y dejen que sus voces sean oídas y sus acciones vistas. Las características anti vida de la ley van contra de nuestra Constitución, nuestras atesoradas tradiciones y las enseñanzas básicas de la Iglesia Católica” concluyó la declaración episcopal.+

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *