Enfermedad de Chagas

La enfermedad de Chagas o tripanosomosis americana es una zoonosis ocasionada por un protozoo flagelado denominado Trypanosoma cruzi (T. cruzi)1. En las áreas endémicas de latinoamérica el principal mecanismo de transmisión del parásito es vectorial o diodenar, mediante los chinches triatominos (Triatominae), que eliminan en sus heces tripanosomas metacíclicos, penetrando estas formas biológicas en el hospedador mediante la picadura, habitualmente por rascado. Tras la inoculación, tiene lugar la «fase aguda» de la enfermedad, sintomática o no, que habitualmente se resuelve sin tratamiento específico. Una vez superada la fase aguda se desarrolla la «fase indeterminada» de la enfermedad, en la que no existen manifestaciones clínicas, siendo únicamente posible reconocer la infección protozoaria mediante técnicas serológicas y/o moleculares. Se considera que más de la mitad de los sujetos inmunocompetentes infectados por T. cruzi se mantendrán de forma indefinida en esta fase indeterminada, mientras que el resto desarrollarán manifestaciones cardiovasculares o, en menor medida, problemas digestivos. Hasta finales del siglo xx la descripción de casos clínicos de enfermedad de Chagas en España ha sido anecdótica. Este hecho parece lógico teniendo en cuenta que no existe transmisión vectorial en casos autóctonos, la baja o nula incidencia de casos clínicos en viajeros debido a las características epidemiológicas de la transmisión y, finalmente, la baja tasa de inmigración hasta ese momento. Sin embargo, el crecimiento exponencial del número de inmigrantes que ha tenido lugar durante la primera década del siglo xxi y el origen de los mismos (aproximadamente un tercio de…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *