Encanto y Misterio del Cairo Islámico en Egipto

Encanto y Misterio del Cairo Islámico en Egipto… Se encuentra al este de la ciudad y es quizás la parte más esencial, auténtica y representativa que muchos buscan encontrar en este maravilloso pueblo.

A continuación, Encanto y Misterio del Cairo Islámico en Egipto: 

Sumergirse en su interior, de imperfecta arquitectura y torcidas paredes, mientras alguna de las oraciones que marca el Corán escapa por quién sabe cuál puerta o ventana, resulta ser una experiencia sencillamente sublime.

Es en este Cairo de cánticos religiosos y al pie de los cerros de Mukattan, donde se encuentra una maravillosa ciudadela levantada por Saladino en el siglo XI11.

Residencia de los gobernantes mamelucos, la ciudadela alberga a la mezquita de Alabastro también conocida como la mezquita de Mohamed Alí. En su interior de lavado alabastro se conservan sus mortales restos. Diseñada y construida entre los años 1824 y 1857 es considerada como la hermana gemela de la Mezquita Azul en Turquía.

Desde sus muros varias cúpulas y minaretes se elevan hacia el cielo, pudiendo apreciarse desde allí, en los días despejados, las pirámides Giza y quizás hasta la necrópolis de Sakkara.

El verdadero ombligo de este mundo de las mil y una noche es quizás el mercado Khan Khalili, otro viaje dentro de la ciudad. Sus cientos de callejones y pasadizos van tejiendo un complejo laberinto que nos revela un sinfín de nuevas sensaciones.

Este mercado fundado por Garkas el Khalili, maestro de caballerizas del sultán Barquq, comenzó a funcionar en el año 1382 en una posada donde frenaban a las caravanas para ejercer el comercio. Parece que el tiempo se ha detenido.

Khan el Khalili entra por los poros y se siente en la piel; invade los sentidos, se huele, se escucha y se ve. Detrás de los abarrotados escaparates, los vendedores se desgañitan ofreciendo sus mercancías en una mezcla incomprensible de inglés y vaya uno a saber en cuál otra lengua.

La pasión que ejercen estos comerciantes en el regateo con sus clientes, es prueba de paciencia y batalla de voluntades. Ganar por unas piastras aporta una buena cantidad de orgullo y de satisfacción para aquel que se considera el vencedor.En Khan el Khalili se encuentra una enorme variedad de finas artesanías, alhajas, pieles, fantásticos textiles de una asombrosa calidad, alfombras, perfumes y mucho más, a precios que resultan muchas veces muy buenos.

Varios mercaderes estarán dispuestos a guiar por unas pocas piastras a quien necesite orientación para encontrar lo que busca. Uno se cruza en este mercado de fábula con mujeres cargando pesadas vasijas sobre sus cabezas, hombres que fuman raras hierbas con sus narguiles, miradas profundas de ojos cansados y, por supuesto, con la triste realidad de cuerpos mutilados que vagan también por las calles solicitando caridad.

Toda esta profusión de colores, sonidos y visiones que alborotan los sentidos, se sitúa en un perímetro delimitado al sur por la calle Al-Azhar y al oeste por el mercado Muski. Una de las entradas originales es el antiguo portón que existe en la calle Sikkit-al-Badistan cercano al famoso café El-Fishawi o Café de los Espejos.

Lugar de encuentro de famosos artistas e intelectuales, vale la pena entrar aunque sea para probar alguno de los sabrosos platos de la gastronomía egipcia; se recomienda probar el keebab (plato elaborado en base a cordero asado y perejil), la ensalada de tahina o las hojas de parra rellenas, toda una delicia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *