EN EL DÌA DE LA TIERRA

Una vez mas, debo pedir disculpas por enviar un «genérico», pero si lo estas recibiendo es porque estas en mi corazón…
En el día de la tierra (que no debería ser «un» día sino todos los días), me ha parecido interesante compartir este fragmento del notable poema de Rafael Obligado, Santos vega, donde se confronta la naturaleza con el progreso, entendido como el avance de la tecnología por sobre la armonía de lo natural…
Hubo un tiempo en que la humanidad en su conjunto celebraba los avances tecnológicos, pensando honestamente que ellos llevarían la felicidad a las personas; pero el devenir ha demostrado que el canto de Santos Vega era certero y premonitorio (no en vano, Obligado identificaba ese progreso mal entendido, devastador y deshumanizado, con el diablo, con el mal encarnado bajo la multifacetica imagen de la felicidad aportada por las cosas)…

Permitanme compartir con ustedes, mis compañeros de viaje, este fragmento del dialogo entre la naturaleza y la tecnología, dialogo con forma de payada, en el que todos hemos perdido y hemos caído junto con el payador…

El mundo es bello pero nosotros, sus jardineros, hemos resultado indignos de nuestro rol: devastación forestal, matanzas de animales, guerras fratricidas, trafico de armas, de drogas, de órganos, explotación étnica, infantil, laboral, de mujeres, destrucción sistemática de recursos naturales, contaminación empecinada e irrestricta del planeta, del agua, de la tierra y del aire…


Jardineros somos, pero nos creemos dueños…

Quien puede saber donde terminara nuestro camino, de seguir en este rumbo…

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *