En Colombia las iglesias inauguran el programa de acompañamiento a las víctimas de la violencia

Las iglesias inauguran el programa de acompañamiento a las víctimas de la violencia en Colombia

John Nduna, Secretario General de la Alianza ACT, en su encuentro se reúne con personas desplazadas en Soacha, durante una visita a Colombia en noviembre de 2010. Fotografía: Sean Hawkey/ ACT.

Las estadísticas oficiales indican que en Colombia hay tres millones de personas que se han visto forzadas a abandonar tierras y bienes debido al conflicto armado que tiene lugar en el país desde hace años. Sin embargo, las organizaciones de derechos humanos señalan que el número de “personas desplazadas” en realidad ronda los cinco millones.

Un nuevo programa de acompañamiento, coordinado por el Consejo Latinoamericano de Iglesias (CLAI), apoyado por el Consejo Mundial de Iglesias (CMI) y otros actores, tanto locales como internacionales, ha sido organizado para abordar crisis humanitarias de este tipo.

En diciembre de 2009, el Fiscal General de Colombia informó de 2.520 casos de desapariciones forzosas, sobre un total de 35.665 delitos confesados por las fuerzas paramilitares. En el país se ha dado cuenta de 2.388 fosas y de la exhumación de 2.091 cadáveres, de los que sólo 796 fueron devueltos a las respectivas familias.

Los grupos de guerrilleros – de las FARC y el ELN – también han perpetrado masacres, ataques indiscriminados, desalojos de agricultores, torturas y violencia sexual. Sólo en el Departamento de Arauca, en 2009 hubo 194 homicidios.

El Presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, se ha interesado en abordar la crisis humanitaria en relación con las víctimas vivas del conflicto armado. El Gobierno mantiene una política económica de apertura del país a las inversiones extranjeras. Nuevos grupos armados –pandillas de delincuentes que ahora se denominan «BaCrim», formadas fundamentalmente por paramilitares– están tratando de hacerse con el control del territorio y repeler a las empresas vinculadas con esa política.

El aspecto fundamental del Programa Ecuménico de Acompañamiento en Colombia (PEAC) es la opción por la no violencia; se procura apoyar las iniciativas locales e internacionales encaminadas a la solución del conflicto en el país. El programa apoya la restitución de la tierra a “las personas desplazadas”; la defensa de los derechos humanos; la búsqueda de la justicia y la consolidación de la paz mediante el diálogo, y pretende alentar la presencia de observadores ecuménicos internacionales en zonas determinadas durante tres meses en cada una de ellas.

El PEAC fue inaugurado durante la primera reunión del Grupo de Referencia Internacional ampliado con líderes eclesiásticos de Colombia, la cual se efectuó en Bogotá, durante los días 6 y 7 de octubre de 2011. Además del CLAI y el CMI, as organizaciones ecuménicas internacionales participantes fueron: la Alianza ACT, la Comunión Mundial de Iglesias Reformadas, la Federación Luterana Mundial, el Centro Regional Ecuménico de Asesoría y Servicios (CREAS), KAIROS Canadá y el Consejo Nacional de Iglesias de Cristo en EE.UU.

El coordinador internacional del Programa es el Rev. Chris Ferguson, de la Iglesia Unida del Canadá, Iglesia de una gran experiencia ecuménica, y que fue una de las que apoyó la creación del Programa Ecuménico de Acompañamiento en Palestina e Israel (EAPPI), uno de los modelos que ha inspirado esta iniciativa.

Iglesias Miembros del CMI en Colombia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *