El triunfo del bien sobre el mal (sobre lo acontecido ayer

alt
Miércoles 13 de Noviembre de 2013 –  10 de Kislev 5774
El triunfo del bien sobre el mal
alt
El Talmud enseña que el mundo se sostiene porque hay más gente buena que mala. En los días más sagrados del año Judío se nos recuerda que la existencia pende de un hilo y aparece esa balanza donde cada acción individual y colectiva cuenta.

Es verdad pareciera que lo que «vende» son las malas noticias, las buenas, las que son lo normal y habitual no nos sorprenden y entonces se resalta lo grotesco, malvado y perverso.

Las acciones generosas, altruistas, el amor, la solidaridad y todo aquello sublime que tenemos los seres humanos nos parece simplemente natural a nuestra esencia. Aquí vale hacer una salvedad necesaria que nos enseñaron nuestros maestros, el hombre nace con el impulso del bien y del mal que en realidad tienen potencias similares. Es tarea del hombre refinarse y sublimar su impulso del mal para transformarlo en acción y potencia de bien.

De ahí tanta contradicción en el hombre. De ahí que asesinos y psicópatas puedan ser como dijo «alguien poco feliz «hace pocos días amantes e incluso creadores de poesía, música o grandes textos literarios. Hay que tener un ojo muy atento y sagas para reconocer a hombres profundamente contradictorios. Se puede ser un gran músico como Wagner o escritor como Vargas llosa o Saramago o periodista o lo que sea y usar paralelamente la potencia para el mal.

Aquí otro desafío, no caer en el relativismo. Como escritor es un genio, como músico un virtuoso, como padre de familia un ejemplo pero en otros aspectos 26
Pensar que todos somos contradictorios y no debemos juzgarlo. Pues sí debemos juzgarlo y una mancha grave invalida todo el resto. El hombre debe ser integro y no podemos caer en complacencias relativistas. Una cosa es una pequeña debilidad y otras las grandes debilidades que afectan al conjunto.

Dicho lo anterior anoche se produjo en Buenos Aires un hecho de lo que denominaríamos normal, siempre que la razón, la ética, el humanismo y el amor primaran. En la catedral Metropolitana se realizó un recordatorio ecuménico de lo que fue el inicio del asesinato de lo Divino en esa noche oscura de la Shoá. La evocación a 75 años de la noche de los Cristales rotos en la Alemanía Nazi. La profanación de Sinagogas y comercios Judíos, asesinato de hermanos como antesala de lo que vendría.

Las palabras del Rabino Skorka, del arzobispo Poli, los cantos litúrgicos Judíos en la catedral iluminaron esa gran noche trágica de los cristales. Cuanta luz frente a la oscuridad. Es verdad el evento ha aparecido en los medios, incluso en el nuestro porque un grupo de enfermos irrumpió tratando de impedir un hecho de armonía y luz.

Una forma positiva de pensar la razón del porque resalta esta noticia es que para seres humanos «normales» la presencia del mal es un escándalo ético insoportable. En buena hora que nos movilice y comprometa a buscar desarraigar a aquellos inadaptados que en su enfermedad quieren imponer la cultura del odio y la violencia.

No soy de los que maximizan ni minimizan los hechos, intento ponerlos en perspectiva. Lo de anoche es grave pero unos pocos dementes no opacan a las grandes masas de buenos que sostienen el mundo. Finalmente la oración compartida, la palabra justa y la música fueron mucho más fuertes que el odio. Como se dijo para combatir el mal tenemos que juntarnos los que queremos hacer el bien.

Quiero cerrar estas líneas con otro hecho al que tuve el privilegio de asistir, un reconocimiento al Dr. Ricardo Monner Sans, tal vez el paradigma y referente ético mas importante de la Argentina. Un incansable paladín de la justicia, un hombre integro e imprescindible al que le debemos una gratitud permanente por ser un faro de luz entre las tinieblas. Un hombre que con hechos nos renueva la esperanza de que el bien es posible y que más allá de los escollos triunfa cuando hay personas como él que enfrenta con coraje cualquier hecho de corrupción de lo bueno. Para Radio Jai contarlo hace años entre sus columnistas permanentes y amigo es una distinción inigualable.

A no bajar los brazos, a poner luz donde algún demente quiera traer oscuridad. Recordar la sentencia Talmúdica, el triunfo del bien depende de mí. A seguir trabajando en mejorarnos cada día un poco mas para traer mas luz sobre la humanidad. Esa será una muy buena noticia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *