El sida lucha aun contra el estigma

HONGOS

POR JORGE ZIRULNIK

-¿Cómo surge esta historia biointelectual…?
-El fenómeno VIH-sida ha incidido de modo radical en todos los registros de lo humano desde su irrupción en los años 80. Ha trastocado la sexualidad como nunca antes y ha creado una especie singular en el espectro de la identidades finiseculares: el sujeto VIH positivo u Homo viralis . Al análisis médico-epidemiológico, debe agregarse un registro intelectual, o de las ideas surgidas sobre el sida y su implante en la cultura. El abordaje biointelectual, se propone entonces como una invitación a pensar el fenómeno del VIH desde una perspectiva socio-filosófica o cultural, más que médica.

-¿Por eso relee a Foucault, Sontag y Baudrillard?
-Muerto por esa enfermedad en 1984, Foucault se mostró reticente a revelar su diagnóstico dando prueba del peso del estigma VIH. Su noción de umbral biopolítico explica el modo en que la medicina actual divide a los pacientes que reciben el tratamiento con fármacos antirretrovirales y los que no –por indolencia, o falta de disponibilidad–. En El SIDA y sus metáforas , Susan Sontag presenta al fenómeno VIH como una epidemia de metaforización, además de catástrofe biológica. Sontag instala al sida en el campo del discurso denunciando velados propósitos de segregación de los sujetos infectados por los poderes de la época reaganiana, representado por la invasión/polución de metáforas militares que impregnaron el decir social en el Período Negro de la epidemia. Baudrillard opone a las ideas sontagianas, la noción del sida como metonimia viral, más que como metáfora discursiva: el sida va más allá de la ideología, para formar parte de una serie de fenómenos extremos/virales, al igual que los flujos financieros, las imágenes satelitales o el terrorismo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *